martes, 29 de diciembre de 2015

Resumen 2015

Vaya, una vez más llegamos al final del año. Revisando los propósitos que hice al inicio de este año, me parece que cumplí algunos. Siendo sincera no me gusta mucho eso de los propósitos porque, aunque sean viables, me siento forzada a cumplirlos, y creo que eso no es agradable. Se deberían hacer por gusto y no tanto como algo autoimpuesto. Al menos eso es mi punto de vista.

En este año hubo cambios, sin duda. El primero fue de forme de forma inconsciente, hace apenas unos días me percaté de ello, y es en cuanto a mi escritura. Me he dado cuenta de que antes solía escribir poemas, o intento de poemas (que son más bien prosas en un estilo poético) y ahora escribo historias cortas o microrelatos. Y eso e emociona porque es algo nuevo, y en lo que he recibido críticas positivas, sin embargo, no puedo evitar sentir un poco de melancolía por las prosas que solía escribir, pero tal vez para crearlas se necesita algo más, un muso quizá. Y quizá un día vuelva a escribirlas.

De la mano con lo anterior, este año por fin decidí mostrar lo que he escrito. Tuve la oportunidad de participar en un evento llamado FILA, donde tuve la oportunidad de leer lo que escribo ante personas desconocidas, y aunque fue un poco aterrador al principio, definitivamente me ha ayudado mucho. Antes solía guardar lo que escribía para mí, y solo lo compartía con OP, pero ahora me doy cuenta que es importante soltar las ideas, como si fuera mariposas, y dejarlas que vuelen y que las puedan apreciar (o criticar) otras personas. Inclusive he compartido entradas de este blog con más personas que conozco (en FB, por ejemplo), algo que no hacía por miedo. Pero eso ha cambiado, y me siento más libre. 

No todo ha sido sencillo. Otra vez, la vida, me ha recordado que uno debe soltar, que debe dejar ir, y que hay personas y relaciones que no pueden ser permanentes. Que cambiamos, y eso nos afecta en diferentes maneras, en distintos niveles; que la evolución es parte de la vida, aunque a veces sea muy complicado de entender.

Quizá una de las cosas más difíciles de este año, y que seguramente seguirá en mi mente durante el próximo, es la aceptación. Hace unas noches comprendí que uno tiene que hacer las pases consigo mismo. Aunque en primer lugar, ni siquiera deberías estar peleado contigo mismo. Pero lo estamos, la mayoría, pensamos en todas las cosas que nos gustaría cambiar de nosotros, y algunas son válidas, lo cierto es que a veces mantenemos una lucha interna que puede llegar a deprimirnos y frustrarnos. Entonces mi mente me dijo que en algunos aspectos, era hora de hacer las paces. Era tiempo de una tregua, de aceptar cosas que no podemos cambiar. Pero cuesta, y eso se convierte en un viaje. Pero creo que de eso se trata, de dejar de ser una pelea para convertirse en un viaje. Un viaje sobre ti mismo. Si tal vez suena trillado, pero creo que al final se trata de ser más libres. Siempre he creído en la libertad.

En cuanto al blog, he pensado en hacerle algunos cambios, pero aún no se cuando los implementaré. Necesito un curso sobre computación avanzada (lo anotaré mentalmente en los propósitos del 2016 :P). 

Ya no quiero que esta entrada suene a libro de autoayuda así que con esta entrada me despido de este año. Que arranque el 2016!

domingo, 27 de diciembre de 2015

Podría, habría, debería...

Porqué cuando algo acaba siempre nos preguntaremos:" pude haber hecho algo diferente? Pude mejorar en esto o aquello? Que hubiera pasado si...? " Es la naturaleza humana. Es nuestra renuencia a cerrar ciclos, a soltarnos, a dejarlo ir...

Siempre pensaremos que pudimos haber hecho mejor las cosas, esa es una de las tantas formas curiosas en las que trabaja nuestro cerebro. 

Y así mismo yo estoy pensando qué pude haber hecho diferente para salvar nuestra amistad. Tal vez tener mejor comunicación, tal vez criticar menos, tal vez entender más. tal vez, tal vez, tal vez... El eterno ciclo del "podría, habría, debería", de verbos en modo condicional que nos dicen (casi con certeza) de que las cosas hubieran sido mejor de otra forma, aunque eso no tenemos manera de saberlo. Hay infinidad de cosas que escapan a nuestro control, todas influyendo a nuestro alrededor, e incluso sobre nosotros en cada momento.

 Y aunque de vez en cuando me asalten los "podría, habría, debería", es tiempo de cerrar este ciclo y continuar.


jueves, 24 de diciembre de 2015

Feliz Nochebuena/Navidad!!!



Una feliz Nochebuena y una feliz Navidad para todos lo que visitan este blog, y también para los que tropiezan con el. ;)

lunes, 21 de diciembre de 2015

Chica rara...

Hace unos días una compañera de trabajo me hizo el comentario de que yo era una chica rara. No es la primera vez que me dicen rara, de hecho, me lo han dicho muchas veces y con el paso del tiempo he aprendido a tomarlo como halago. Yo, al igual que Sutter Keely, acepto la rareza. Creo que las cosas raras siempre le ponen la cereza al pastel. 

Cada vez que me llaman "rara", el contexto siempre varía. Y esta vez, fue precisamente, el contexto lo que llamo mi atención. Y es antes, mi compañera, me había la pregunta del millón: "porqué no tienes novio?" No tuve tiempo de responder (aunque sinceramente no había cruzado una respuesta por mi mente) cuando ella dijo: "es que usted es rara". Creo que en mi rostro se dibujo un gran signo de interrogación porque me pregunté que quería decir con eso. Pase un tiempo pensando en su comentario y tal vez he encontrado la respuesta, pero eso lo dejaré para otra entrada. Mi pregunta es, es que acaso los raros no tenemos derecho a enamorarnos?

Infinidad de películas y series de televisión pasan por mi mente. Es cierto, los raros no tenemos suerte en el amor. La mercadotecnia nos ha convertido en unos fenómenos de los cuales cuesta mucho enamorarse. Tal vez llegué tarde a la junta en la que propusieron el modelo estándar para las personas que pueden enamorarse. Que parámetros deben seguirse en las cuestiones del amor? Rayos!

Si eres raro, y esto puede definirse de múltiples formas, estás condenado a ser "foreveralone", o al menos eso ha decretado la sociedad. Aunque sinceramente ese me parece una mierd@. 

Se acercan fechas navideñas, y yo propongo un brindis por la rareza. Salud!


martes, 15 de diciembre de 2015

Untitled (VI)...

Mientras me fumo un segundo cigarro miro la hora en mi reloj dorado. 9:16 a.m. Tic tac. Observo detenidamente el movimiento de la pequeña manecilla: un segundo, otro segundo, otro segundo...Así han transcurrido 30 segundos y yo solo me la he pasado mirando un reloj! Bien lo dicen, que rápido pasa el tiempo...

El tiempo, ese viajero silencioso que nos acompaña toda nuestra vida y al que tanto tememos. Tic tac. Es el único sonido que emite de vez en cuando. De repente pienso en todas las cosas que están sucediendo en este mismo segundo: Que estará sucediendo en Marte? Y en Universo? Estarán colisionando planetas? Se estará formando alguna nueva estrella? Se esta expandiendo o contrayendo el universo? Mmmm.

Miro de nuevo e reloj. Ha avanzado unos minutos. Que larga me ha aparecido su ausencia...En términos simples podría decir que la ausencia no es más que la suma de años, meses, semanas, días, minutos y segundos pensando en él. Así de larga ha sido la espera.
Miro el reloj y le pido al tiempo, fervientemente, una tregua. Un período, aunque sea breve, en el que se detenga, en el que pueda disfrutar de su presencia, de su compañía, de su plática, de sus abrazos y sus besos. No pido un instante en el que el tiempo se congele al tocar su mano. No pido más que una tregua entre el tiempo y el amor. Pero parece en vano. No hay respuesta de su parte,

Oh el tiempo. Nos la pasamos luchando contra él, siempre persiguiéndolo, rogándole que nos alcance para hacer todo lo que queremos, aunque siempre lo posterguemos para mañana. Mañana, mañana, mañana, la cantaleta de siempre. Vivimos en el futuro, aunque eso sea científicamente imposible. Solo existimos en este momento, en este instante, en este segundo, cada uno de nosotros y el universo. Tenemos el ahora, el espectacular ahora, porqué empeñarnos en el futuro? 

Blah. Tal vez he perdido la cordura, al vez sea culpa del tabaco. Le doy un último vistazo a ese pequeño aparato mecánico con manecillas y le hago una vez más la misma petición: "Tiempo, por favor, concédeme una tregua".


viernes, 11 de diciembre de 2015

Patrones...


Apenas ví uno de los episodios de Sex and the City el cual trataba de los patrones que seguimos de manera inconsciente a la hora de escoger una pareja. Y es que nunca falta en la plática con las amigas la pregunta del misterio: porque siempre me tocan chicos así? Probablemente no hay misterio en eso, quizá es nuestro inconsciente el que decide, el que nos domina y la verdad es que nosotros escogemos así a los chicos. 

Después de ver el episodio me puse a pensar en mis propios patrones. No pude evitar recordar nombres y sucesos, y las múltiples veces que me pregunte a mí misma y también a mis amigas: porqué siempre me tocan así? Pero en cuánto supe que no había misterio en esa pregunta, comencé a pensar en otra: porqué los elijo así? Tal vez la única manera de descubrirlo sea pagando una muy larga terapia (á la Sex & the City) para descubrirlo. O tal vez yo lo sepa y no quiera admitirlo, o tal vez aún no he tenido mi "momento de revelación." En vez de tacharlos a todos como emocionalmente indisponibles, tal vez sea yo la que no esté disponible emocionalmente. Tal vez.

Platicando con mi OP, me dijo que ella "deseaba romper su patrón" y aunque estoy de acuerdo con ella, no me es tan fácil romper con los míos. Hay una atracción peligrosa en ellos. Hay una adrenalina que me jala hacia ellos. Y si rompa mi patrón que pasará? Lo reemplazaré por un nuevo patrón? 

OP dice que la vida nos manda la lección una y otra vez hasta que la aprendamos, y tal vez así sea. Quizás debería hacer una lista y determinar bien el patrón, indagar un poco dentro de mi cabeza y resolver el misterio de esa atracción. Y después romperlo. Suena bien en teoría, como la mayor parte de las cosas. Pero ya lo dijo Carrie Bradshaw en ese episodio "el problema con los patrones, es que no se rompen solo por que tu quieras".


sábado, 5 de diciembre de 2015

Work of Fiction: La reacción química...




Lo veía vestirse desde la cama. Tomé un cigarro de la cajetilla y lo encendí, le di una calada y expulsé el humo. Él regreso a verme.
-Deberías dejarlo.
Sonreí, como siempre hacía cuando él me pedía dejar mi eterno vicio. Se terminó de abrochar la camisa y se sentó a mi lado. Comenzó a acariciarme el brazo. Le di otra calada al cigarrillo.
-En serio deberías dejarlo.
-Y tu deberías regresar a él
-No me tientes.
-Pensé que eso ya lo había logrado. - dije con una sonrisa coqueta. Él sonrió. - Ya sabes que soy una chica mala.
Me besó mientras me sujetaba de la espalda. El sonido de su celular rompió el momento.
-Si, ya voy, la junta esta por terminar.
Era su esposa. Yo estaba segura de que ella sabía que su mirado la engañaba, las mujeres somos demasiado inteligentes como para no saberlo. La naturaleza nos había otorgado el don de la intuición, y rara vez fallaba. Mi intuición me decía que estaban juntos más por costumbre que por amor. Tras 25 años de matrimonio no iban a divorciarse, después de tanto tiempo la gente tiende a no querer iniciar de nuevo. "Estabilidad" se convierte en la palabra sagrada.
-Quisiera quedarme- me dice. y estoy segura de que lo dice en serio.
-Pero deber irte - le respondo.
Me da un último beso y se va. Yo me quedo acostada sobre la cama, terminandome el cigarro. Me asomo por la ventana de la habitación y contemplo la avenida. Aún es temprano.

Mientras tomo un baño, empiezo a recordar nuestro primer encuentro. La universidad en la que había estudiado me invitó a dar una serie de conferencia sobre mi trabajo de química. Acepté de inmediato, me parecía una idea interesante, y algo poético el regresar a mi alma mater.
Fue precisamente ahí que nos reencontramos, él había sido mi profesor de química en los primeros semestres de la carrera, y desde ahí había sentido una atracción hacia él. Seguramente en ese tiempo yo le parecía una chiquilla, y nunca hubo nada entre nosotros. Pero ahora todo era diferente.

Platiqué con él desde el primer día, tratando de conocer más sobre él. El último día de mis conferencias decidí que era el momento de dar un paso más. Imprimí una serie de artículos científicos que creí que le podían ser de interés. Me dirigí hasta su oficina que se encontraba en uno de los laboratorios de la universidad, toqué la puerta.
-Pase - dijo con ese tono serio que lo caracterizaba.

Abrí la puerta y lo saludé. Me percaté de que llevaba la bata puesta, y sin saber porqué eso avivó mi deseo, quizás porque desde que estudiaba ahí, siempre me pareció que se veía mejor con la bata puesta. Lo saludé y comenzamos a platicar. Le mostré los artículos y cometamos algunas cosas de ciencias. Yo sonreía, cruzaba las piernas y me agarraba el cabello, pero sin dejar de verlo. A sus 50 años, me parecía que el profesor se veía aún mejor que cuando era su alumna. Era uno de esos hombres a los que los años le habían sentado aún mejor. Me dijo que quería mostrarme algo en lo que estaba trabajando. Me coloqué detrás de él, y miraba la computadora por encima de su hombro. Quería que captara mi perfume. Trataba de respirar tranquilamente aunque el corazón me palpitaba con rapidez. Estaba segura que para ese momento el profesor ya había descifrado mis intenciones pero no parecía responder a ellas. Platicamos un rato más sin ningún cambio. Pensando que mi plan había fracasado, tomé mi bolsa y comenzamos a despedirnos. Le di la mano, pero pensando que tal vez sería la última vez que nos veríamos decidí despedirme de beso. Pero antes de que pudiera besarle la mejilla, sus labios chocaron con los míos. No fue un beso dulce, era un beso apasionado, desesperado y delirante. Sentí sus manos deslizarse hasta mi cintura y apretarme más contra su cuerpo.

Sentí mi espalda chocar contra la puerta, y su boca se deslizaba hasta mi cuello y mis hombros. Sus manos acariciaban mis piernas, y mi respiración se hacía cada vez más entrecortada. La adrenalina se había apoderado de mi cuerpo. Mi ex-profesor comenzó a buscar el cierre de mi vestido, pero antes de que pudiera bajarlo lo detuve y le dije:
-Hagamoslo en el laboratorio.
Me miró con desconcierto por un segundo pero accedió. Lo cierto es que pese a ser química, nunca lo había hecho en un laboratorio, pero la idea de hacerlo ahí siempre había cruzado por mi mente. Recordé que una vez. en una de las clases del profesor, imaginé que lo hacíamos en el laboratorio. Me perdí en mi fantasía y para cuando el profesor me preguntó algo relativo a la clase, respondí una tremenda estupidez. Así que hoy estaba por cumplirse mi fantasía de juventud. El profesor cerró la puerta del laboratorio con llave. Bajo el cierre de mi vestido y comenzó a besarme de nuevo. El corazón volvió a latirme con fuerza mientras el besaba y acariciaba mis senos. Pude escuchar el eco de mis gemidos retumbar en el laboratorio. Necesitaba más.

Me sujeté de su cuello y comencé a besarlo. El olor de su perfume me golpeó de repente, y me volvió loca, quería sentirlo. Lo besé más aprisa y más apasionadamente, su boca, su cuello, su pecho. Pero necesitaba más. Bajé mi manos hasta su pantalón y le baje el cierre. Sin pensarlo dos veces me alzó el vestido y me recostó sobre la mesa de metal, y noté que estaba helada por el aire acondicionado. El frío se coló por los poros de mi piel, erizándola. Las sensaciones que podía percibir mi cuerpo parecían haberse amplicado desde que él me había tocado. El torrente de sensaciones invadía mi mente y no me dejaba pensar con claridad, pero quién quisiera hacerlo en un momento así?

No pude evitar soltar un grito la primera vez que lo sentí dentro de mí. Colocó su manos sobre mi boca y yo me rendía ante sus caricias, sus besos y la forma en que me hacía llegar al éxtasis. Todo se volvió borroso  y perdí el sentido de la realidad. El torrente de adrenalina viajaba por mi cuerpo preparándose para la explosión. Pese al frío me sentía empapada de sudor. Mi respiración se aceleró y supe que estaba cerca de ese momento. Un remolino de colores se apoderó de mi cerebro, y mis cinco sentidos se habían vuelto hipersensibles. Sudor, caricias, besos, manos, aceleraciones, pulsaciones. Yo no era dueña dueña de mi cuerpo, era él. Y después todo se quedó e blanco".

Abrí los ojos en la regadera del hotel. El recuerdo estaba intacto en mi cabeza. El placer aun recorría mi cuerpo. No era amor, eso no era para nosotros. Tan solo teníamos un affaire, algo que se terminaría en pocos meses. Era consciente de eso. Nosotros no creábamos un paraíso cada vez que nos acostábamos, nosotros creábamos caos entre las sábanas. Yo era así, siempre lo he sido, un perfecto caos. Yo era fuego, lo supe una vez cuando contemplé las velas de mi pastel de cumpleaños. Yo era fuego y el era mi dinamita. Lo nuestro no era amor, era química pura. Una perfecta reacción química.

*****
Nota: Esta es una obra de ficción. Cualquier parecido con la realidad o la surrealidad es pura coincidencia.
Es la primera vez que escribo algo así, ojalá no haya quedado tan mal. 

martes, 1 de diciembre de 2015

El Presente vs. El Futuro...

Lo que me llevo a escribir esta entrada ha sido mi reciente lectura. Estoy leyendo "The Spectacular Now" de Tim Tharp y debo decir que me va gustando mucho, es divertido, ligero, y profundo pero no de una forma tediosa. Pero no voy a reseñar el libro, eso lo hago en Goodreads, sin embargo si tratare un tema que viene en el libro, y esa es la dualidad Presente/Futuro.

Sutter Keely es el protagonista del libro y tiene como filosofía de vida algo que todos hemos escuchado: Vive el presente. Y eso es exactamente lo que hace. Se dedica al ahora y no se preocupa por el futuro. A lo largo del libro comienzas a observar que para muchos Vivir el Presente no es algo ni tan fácil ni tan correcto como uno pensaría. A Sutter le reprochan constantemente su falta de planes y proyecciones futuristas, porque nunca falta le pregunta hecha por todos: y que harás/serás en el futuro? 

Y es aquí donde comienza la lucha. Siempre se no has dicho que vivamos el presente, que disfrutemos cada instante, sin embargo, si adoptamos esa filosofía de vida, donde termina la parte de "disfrutar" cuando se supone que debemos saber o por lo menos planear qué hacer de nuestras vidas? Es como si nos dijeran "vive el presente pero planeando el futuro". Quizás vivir al estilo de Sutter se nos complica a varios. O tal vez la sociedad lo ha hecho complicado. Todos conocemos personas que se la viven planeando, ese tipo de personas que tienen planeada su vida. Y hay otro tipo de personas que viven en un caos. Lo cierto es que, al final de cuentas, ninguno termina siendo bien visto.

El problema con los planes es que cuando no se cumplen suele frustrarnos. Una parte de nosotros se siente mal por no haber cumplido la meta en el tiempo en el que lo habíamos planeado, y eso apesta. Y es entonces cuándo nos preguntamos, de qué sirve hacer planes? Y si nos la pasamos haciendo planes... cuándo vamos a disfrutar el presente? Y quizá lo más desconcertante:Como disfrutar el presente cuando desde pequeños nos han preguntado sobre el futuro?

Oh, la eterna lucha. Las eternas dualidades del ser humano que no tienen sentido. Qué filosofía adoptar (si es que alguna nos acomoda)? Hacer planes o no hacerlos? Disfrutar el presente o planear el futuro? Esa es la cuestión. Los optimistas dirán que un poco de ambos, para alcanzar el equilibrio, el nirvana prometido, pero yo que soy seguidora del caos (o el caos me sigue a mí?) quisiera que me mostraran como lo hacen, porque yo estoy algo confundida. :S

Tal vez deberíamos inventar un tiempo intermedio entre el presente y el futuro, quizá nos quitaría un peso de encima, quién sabe.

Peace & Love.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Idealista...

Siempre he sido del tipo de personas que cree que debería haber coherencia entre lo que decimos y nuestros acciones, sin embargo, supongo que a la hora de llevarlo a la práctica resulta más complicado realizarlo, y sobre todo dependiendo del medio en el que lo estés realizando.

Recientemente he tenido altibajos en mi trabajo, y esto se debe, creo yo, a la discrepancia que existe entre mis ideas y las de mi entorno. He querido llevar a cabo la unión de coherencia con acciones pero tal parece que eso no siempre es bien visto. Quizás nuestro sistema este ya muy viciado como para poderse cambiar. Mis colegas me dijeron que lo mejor es llevársela tranquila, y he escuchado tantas veces esa frase en tantos contextos distintos que ya no es una novedad, sino un mandato de resignación, lo cual es alarmante. No sé, tal vez sea una idealista.

Una amiga me dijo que a veces me tomo demasiado personal las cosas porque realmente quisiera ayudar, quisiera ver un cambio, pero a veces simplemente, el entorno no se presta. Y eso puede ser un tanto frustrante. Quizá debería acoplarme a la idea de los demás y dejar que el mundo gire, que nada cambie, que todo permanezca igual.... Pero no puedo. Siempre he sido una partidaria del cambio. Tal vez si soy una idealista.

Una vez leí que los humanos debemos adoptar una causa y luchar por ella, porque si no luchamos por nada, la vida no tiene sentido. Cierto, la lucha no será sencilla, pero ninguna lo es. Hay que elegir algo, un ideal, que deje un poco mejor este mundo. Este pequeño cambio debe empezar en nosotros y expandirse.  Ya lo había dicho Gandhi "se el cambio que deseas ver en el mundo".


sábado, 14 de noviembre de 2015

Cosa de locos...

El amor es cosa de locos. He visto a muchos cambiar para bien o para mal por amor; tal vez si conscientemente nos plantearamos los riesgos de enamorarnos, no lo haríamos, porque siendo honestos, a veces perdemos más de lo que ganamos, aunque suene demasiado frío decirlo. Pero es que amar es complicado, es mucho más que besos, abrazos y sexo.Y es que el amor nos trastorna, nos hace cometer locuras, nos hace perder la cabeza. 

Hace salir nuestro lado masoquista, nos convertimos en esclavos de nuestro dolor, lo mimamos y lo cuidamos, y regresamos a él constantemente en busca de ese amor. Y ese comportamiento es un misterio para la humanidad, parece que el amor y el dolor están secretamente ligados, y que se complementan. 

Todos somos adictos al amor. Vamos una y otra vez hacia él, sin importar las decepciones, las heridas, el dolor, lo intentamos sin importar nada. El amor es la droga más poderosa, de eso no hay duda. Y tal vez recurrimos a ella precisamente por eso, para escapar de nuestra realidad, aunque sea por momentos. Quizá también deberían de ponerle una advertencia sobre lo peligroso que es, aunque seguramente la omitiríamos porque la sensación bien lo vale.

Sí, el amor es cosa de locos.


miércoles, 11 de noviembre de 2015

Inception...

Últimamente he escuchado a muchas personas opinar sobre lo que debería hacer de mi vida. Ya saben, todas terminan en lo mismo: tener una gran casa con un perro, dos hijos (si es la parejita mejor) y mi estupendo y amado esposo, ah claro y un trabajo super nice, si, esa famosa descripción de lo que para la mayoría de la gente cree que es la felicidad.

Yo discrepo mucho de esta idea porque creo que cada quien tiene su visión de que lo haría feliz. Sin embargo, toda nuestra vida nos la pasamos escuchando ideas como esta, sembrada por generaciones que fueron convencidos por algo o alguien de que eso es la felicidad. Y conforme esta semilla se reproduce y nosotros vamos creciendo, la idea comienza a invadir toda nuestra mente hasta que terminamos por creerlo. (Ahora puedo comprobar que la idea de la película "Inception" no esta tan equivocada).

Asi que vamos por la vida buscando esa idea de felicidad que nos han enseñado y nos terminamos conformando con un trabajo estable, una pareja estable, un lugar estable... en fin, se nos ha enseñado que la estabilidad es lo "in". Yo también escuché esa idea a lo largo de mi vida, pero nunca la creí del todo.

Yo estoy buscando algo, el problema es que no se todavía lo que es. Y eso suele frustrarme. Esa es la desventaja de la idea de la búsqueda, en cambio la idea de "estabilidad" te da paz, porque ya sabes que tienes que buscar, a dónde tienes que llegar, aunque no seamos felices, al menos no del todo.

Y aunque escucho la opinión de las personas, yo sigo en la búsqueda. Pero eso no quiere decir que crea que mi idea es mejor, solo creo que es diferente, no lo sé, al final quizás este equivocada. 

domingo, 8 de noviembre de 2015

Work of fiction: El Beso




Carolina y yo llegamos puntuales a la fiesta, como era mi costumbre. Ya sabía de antemano que no habría nadie, tal parece que la impuntualidad es un defecto que se ha metido hasta los huesos en la mayoría de las personas, pero no me importaba, así aprovecharía para charlar con  Marisela y ponernos al corriente con lo que sucedía en nuestras vidas. Tenía mucho tiempo de no verla, y por ende, mucho que contarle. La celebración de su 25 cumpleaños me parecía estupenda para un reencuentro.

Marisela abrió la puerta y no saludó. La abracé fuertemente y él solo verla me hizo sentir más feliz, sentí como si el tiempo no hubiera pasado y flashes de nuestros buenos momentos pasaron por mi cabeza. Hay amistades que duran por siempre. O eso quería creer, porque ambas habíamos cambiado con el paso del tiempo, y una parte de mi se preguntaba si aún tendríamos tantas cosas en común como antes. 

Pasamos a la sala y comenzó la plática, fluida y agradable, cada una narrando las aventuras que habíamos pasado. Pronto surgieron las carcajadas y los recuerdos de los momentos que habíamos vivido juntas. Carolina, Marisela y yo nos conocimos en la escuela, y desde entonces nos hicimos muy buenas amigas, aunque cada una había tomado un camino distinto era agradable estar cerca de ellas de nuevo, riendo y platicando, como en los viejos tiempos.

Al poco rato empezaron a llegar los invitados, y la fiesta comenzó. Pasamos al jardín. El licor y los bocadillos también empezaron a fluir (y a consumirse) con rapidez. La música comenzó a sonar, algunos se animaron a bailar mientras otros permanecieron en sus asientos platicando. El olor del cigarro pronto inundaba el aire y me sentí tentada a fumar uno, pero lo estaba dejando aunque el plan no estaba funcionando muy bien, quizás la palabra correcta era que estaba disminuyendo su consumo.

Carolina y yo platicamos con algunos de los amigos de Marisela, ella como buena anfitriona andaba de un lado a otro atendiendo y platicando con todos sus invitados. Conforme pasaba el tiempo, se empezó a notar una disminución en la energía de los invitados, parecía que alcohol y la comida ya estaban haciendo sus tragos. 

Sin poder resistirme más me retire a uno de los extremos del jardín para fumarme un cigarro. La temperatura había bajado más en el transcurso de la noche, así que abotoné todo mi abrigo. Contemple el cielo, el tenue brillo de las estrellas iluminaba el pálido cielo. A mi mente me vino un nombre: Martín. Hace pocos días habíamos terminado nuestra relación porque me enteré que me había estado enganando con una tal Jacqueline. Eso me había dolido demasiado. Martín y yo habíamos tenido una relación complicada desde el principio, pero precisamente eso era lo que más me atraía de nuestra relación. Peleábamos demasiado, la mayoría del tiempo por cosas demasiado ridículas, pero por alguna loca razón. ese era el combustible de nuestra relación, y ambos lo sabíamos.  Éramos polos opuestos y eso al final, nos pasó factura. Tal parece que él se había cansado de nuestra "relación consumista" (así la llamó el día en que rompimos).

Esa había sido su excusa, pero ambos sabíamos que era mentira. Nos conocíamos demasiado bien. Lo cierto era que se había enamorado de Jacqueline y que a mí había dejado de amarme. Fue muy doloroso. Los días posteriores a la ruptura fueron una locura. Pasé días sin salir de mi casa, con demasiado alcohol en mi sistema, llorando y fumando. Fue deprimente. Hasta pedí incapacidad en mi trabajo. Apenas estaba recuperándome y la invitación de Marisela me había parecido una buena idea para despejarme.

-Hola de nuevo - dijo una voz sacándome de mis pensamientos. Se trataba de uno de los amigos de Marisela con él que había conversado apenas un rato, pero no podía recordar su nombre. Había escuchado tantos que ya se me habían revuelto algunos y olvidado otros.

-Hola- dije sin muchos ánimos de platicar. Escuché el sonido de un encendedor y lo observé detenidamente. Se estaba fumando un puro. Al menos era de los míos.- Vaya, tu si que sabes - le dije esta vez más animada- tiene mucho que no fumo uno de esos.

Sonrió y me pareció que tenía una linda sonrisa. Maldito alcohol.

-Sí, bueno, así pasa cuando ya tienes el vicio muy arraigado. Requieres algo...más fuerte.Qué te parece la fiesta?

-Genial - dije - 

-Desde cuándo dijiste que conocías a Marisela?

-Desde hace 10 años 

-Vaya eso es mucho tiempo - me miró, y levantó un vaso de plástico a manera de brindis.- Salud!

Tomó un buen trago del vaso y después dio una bocanada a su puro.

-Qué tomas? - pregunté con curiosidad.

-Vodka... en las rocas.

-Vaya eso si que es pro - la verdad es que no conocía a muchas personas que tomaran vodka derecho, así que estaba algo sorprendida.

-No tanto así - dijo sin darle importancia - pero tu no tienes vaso.

-Ya no estoy tomando

-Pues deberías, estamos celebrando.

-Oye, espero que no te molestes pero podrías recordarme tu nombre? He escuchado demasiados y tengo mala memoria.

-Fernando - dijo mirándome fijamente. Yo no pude evitar sonreír tontamente. - El tuyo es Paulina - dijo - yo aun tengo buena memoria con todo y el vodka.

No pude evitar reírme. No lo describiría como guapo, pero tenía "algo" que llamaba mi atención. Tal vez era su encantadora sonrisa, sus ojos negros profundos o la seguridad que aparentaba. O tal vez porque me recordaba vagamente a Martín. O tal vez era todo eso. Comenzó a sonar una melodía. 

-Quieres bailar? - preguntó estirando la mano. Dudé un momento pero al final acepté.

La melodía era una balada. Parecía que habíamos llegado al inevitable momento de la fiesta en el que la melancolía embargaba a todos y era el momento de recordar a viejos amores, a amores no correspondidos, o todo aquello que nos hacía sentirnos tristes. Maldito alcohol.

Fernando colocó sus manos sobre mi cintura lo cuál me sorprendió. No nos conocíamos y me pareció algo atrevido de su parte, pero una parte de mí quiso seguirle el juego. Así que coloque mis manos alrededor de su cuello. En seguida pintaría mi raya y le dejaría en claro que no estaba en un mood romántico. El romanticismo era lo último que deseaba en este momento, así que comencé con mi serie de preguntas irreverentes.

-Entonces, fuiste novio de mi amiga?- la pregunta lo tomó desprevenido pero rápidamente contestó.

-No, para nada. Marisela es como una hermana para mí.

Oh sí claro. Como una hermana. Nunca me he creído eso del amor fraternal que los hombres dicen sentir por alguien. Patrañas. Yo seguí, tenía que pararle su carro antes de que continuara con su plan maestro de seducción.

-Pero hay alguién que te gusta de este fiesta no es así?

Me miró fijamente un momento y respondió - Sí, en eso tienes razón. Su nombre empieza con P.

El corazón se me fue al suelo. No me imaginé una respuesta tan directa. Pero no, yo no podía ni quería nada que ver con los hombres en este momento.

-Patricia - dije refiriéndome a una de las chicas que estaba en la fiesta, amiga cercana de Marisela.

Sonrió.

-No, aunque no lo voy a negar es bastante guapa. Pero no. Eres tú.

Pum! Otra respuesta que no esperaba. Pero como se atrevía? El juego no estaba saliendo como yo quería. Tragué saliva. A dónde se van las respuestas ingeniosas cuando las necesitas?

-De hecho quisiera besarte.

Y volvió a sonreír. Ahora su sonrisa no me parecía nada linda, sino que se me hizo arrogante. No podía darle el gusto de ganar, no! Además no podía besarlo. El recuerdo de Martín estaba muy fresco. Sentí una punción en el corazón, el dolor estaba aún muy fresco. Yo no estaba para esas cosas, me hallaba en otra sintonía: antiromance, antirelaciones, antihombres. No, no, no.

No podía besarlo. Pero sabía que si no lo hacía me preguntaría algún tiempo después, como había sido besarlo, a que sabría su boca (aunque de eso ya me daba una idea), y a dónde nos habría llevado ese beso. Porqué ée haces esto mente? Además no podía besarlo, era amigo de Marisela, y que iba a decirle si nos veía? No, era una mala idea.

Pero quería besarlo. O al menos una parte de mí quería hacerlo. Besar es una mala idea. Un beso puede ser tu perdición, te puedo llevar a mundos desconocidos y peligrosos. Eso me paso con Martín, lo besé y fué mi perdición. Aún recuerdo la electricidad que recorrió mi cuerpo ese día. Cada vez que lo besaba sentía que mi corazón sufría una recarga, me palpitaba más rápido, tanto, que sentía que me faltaba el aire, pero no podía parar. Sus besos eran una maldita droga, y yo era una adicta que los necesitaba para sobrevivir...Pero eso ya había terminado.

Lo miré fijamente, y lo besé. Por curiosidad, porqué lo necesitaba, porque lo deseaba. El recuerdo de Martín se disolvió rápidamente y me concentré en lo sabores de la boca de Fernando. Vodka, humo, algo dulce, rock & roll. Y sentí como el corazón se me paralizaba, como si se detuviera, y pensé que iba a desfallecer. Era una sensación tan diferente. Y después lo sentí moverse de nuevo, latir al paso de nuestro beso. Había sido como magia. Había renacido en un beso.

*****

Nota de la autora: Esta es una historia de ficción, cualquier parecido con la realidad o la surrealidad es pura coincidencia.
La balada que bailan los protagonistas es "Labios rotos" de Zoé.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Bloqueo!

De vez en cuando todo escritor tiene un lapsus de bloqueo. Oh si, ese momento en el cual sientes que no hayas inspiración para escribir o que no sabes que escribir. Lo he escuchado a menudo, y creo que últimamente eso me esta pasando.

A los escritores nos gusta tener nuevas experiencias para poder compartirlas con los lectores, pero a veces el trabajo, se interpone en ese (delicioso) camino :/ . En estos días me he sumergido en  montaña de stress porque el trabajo parece no terminar, me asombra la facilidad que tiene para replicarse. Lo que comprueba muy bien la Ley de la Conservación de la Energía.

A veces también, los escritores, debemos regresar al pasado y visitar nuestras experiencias en busca de nuevas perspectivas y de cosas que tal vez no habíamos notado, y darles otra visión, otro color, y si aplica, otro significado. Cuántas veces no revisamos los acontecimientos vividos en busca de una explicación más lógica? La repetimos una y otra vez en nuestra memoria en busca de algo nuevo.
También es preciso, de vez en cuando, volver a nuestras experiencias oscuras, aquellas que aunque difíciles, nos han hecho comprender el significado de la vida (o eso creemos).

Y otras veces es necesario perdernos en la fantasía, escaparnos de la realidad un rato y perdernos en nuestro propio País de las Maravillas, y regresar con un cúmulo de ideas nuevas. Así es esto de escribir, y aunque a veces suene un tanto complicado, tiene su lado divertido.

Aun no sé si viajaré al pasado o me aventuraré al futuro, pero lo que si sé es que tengo que quitar este bloqueo mental que me está impidiendo entrar en este blog y escribir y escribir y escribir.

Inspiración no te acabes!

sábado, 31 de octubre de 2015

Para mi alma gemela...

Querida alma gemela:

He esperado muchos días para conocerte. Días y noches en vela, horas, minutos y segundos que se volvieron demasiado largos para contarlos.

He perdido la cuenta de mis intentos por encontrarte. He derramado ya demasiadas lagrimas por tu ausencia, tantas, que me siento vacía. La razón me dice que debo dejarte ir, disfrutar la vida y que algún día llegaras. La esperanza me dice que no me rinda, que lo intente una vez mas...

He intentado llenar tu espacio con otras personas, con otras cosas, pero todo ha sido en vano. Incluso he tratado de olvidarte, pero ha sido imposible.

Quiero ser feliz en lo que tu llegas, creer que en ese momento aparecerás como un relámpago en la oscuridad que me iluminara por siempre. Mientras tanto debo continuar el viaje, sin tu compañía, esperando que algún día podamos entrelazar nuestras manos.

Tengo fe en que nos encontraremos en el momento oportuno, y entonces caminaremos, juntos.


lunes, 26 de octubre de 2015

Una historia sin palabras...

Cuándo quieres contar algo pero no encuentras las palabras...entonces deja que la música hable.

The Beginning


The Knot




The Finale





miércoles, 21 de octubre de 2015

Into the darkness...

Hace unos cuantos años tuve un episodio de despresion. Fue un viaje duro pero del cual he aprendido muchas cosas, puedo decir que el haber pasado por eso cambie mi perspectiva sobre varias cosas. Ahora lo defino como un periodo oscuro, un tanto peligroso, pero que con el tiempo me ha servido para entenderme mejor y tratar de entender mejor el mundo que me rodea.

El problema con la depresion es que inicia siendo solo un poco de tristeza hasta que se transforma en un gran agujero negro que puede consumirte. Luchar contra la depresion no es facil, porque tu mente no esta de tu lado. Mucha gente no cree que esta enfermedad exista, pero si existe, y es una lucha constante y cansada contra tu mente. Pierdes la capacidad de controlar tus pensamientos, y estos se vuelven negativos. Y es entonces cuando a veces sientes que no hay una salida para tu situacion.

La depresion no es fingir, es una enfermedad psicologica y emocional, que puede tener graves consecuencias para una persona, y que requiere del apoyo de la familia, los amigos, terapia, midecamentos, y profesionales de la salud para poder curarse. El tratamieto es un proceso largo.

Antes me costaba mucho hablar de esto y que las personas lo entendieran, porque la mayoria pensaba que solo era una "etapa" o algun tipo de berrinche. Pero no era asi. Sin embargo creo que el hablar de ello me ha servido mucho, y me ha ayudado para no volver a ella. Creo que el compartir las experiencias hace que te quites un peso de encima, que puedas desahogarte y ser libre de nuevo. Permanecer mucho tiempo en la tristeza es algo peligroso.

Me tomo tiempo decidir si publicar o no esta entrada, al igual que la historia de "Volar", pero creo que al final tal vez pueda ayudarle a alguien que este pasando por un periodo depresivo o que conozca a alguien que lo este pasando. Hagamos conciencia.

domingo, 18 de octubre de 2015

Volar...



Volar: Una historia sobre la depresión

Dedicado a todas las personas que sufren de depresión, no es fácil vivir con ella, búsquemos la luz.

"Siempre fui una chica peculiar. Alguna vez me dijeron que yo vivía en las nubes, que nunca pisaba el mundo real, que tenía que aterrizar. A mí no me gustaba ser como los demás. Me gustaba la soledad y leer hasta la madrugada, observar las estrellas y llorar hasta quedarme dormida. Solía escuchar los dicos de jazz de mi padre, y me fumaba a escondillas sus cigarrillos. Que tiempos aquellos.

Volar siempre fue mi mayor sueño. Un sueño imposible.  
Imposible, la sola mención de la palabra me hizo sentir mariposas en el estómago. Yo estaba enamorada de las imposibilidades, sino fuera así no valdría la pena intentarlo. Y es, precisamente el viaje, la adrenalina, lo que me impulsaba hacia las imposibilidades. Pero cuando lo imposible de volvía posible, se acababa el hechizo, se volvía común y mundano. Dejaba de estar en ese plano irreal, y se volvía palpable. Todo volvía a ser demasiado aburrido.

Escuchaba jazz y blues porque me parecían melodías tristes. Y la tristeza siempre la he creido más honesta. En la felicidad conectamos con los demás, en la tristeza conectamos con nosotros mismos. La nostalgia y la tristeza eran mis fieles compañeras. 

Me sumergí en un mundo irreal, como Alicia en el País de las Maravillas, siempre ubicándome en una realidad alterna, leyendo cosas del pasado, escuchando música en extición, siempre en la búsqueda de lo inalcanzable.Recuerdo que en uno de mis deseos de cumpleaños pedí tener alas. Fervientemente. No se me concedió. Supongo que algunos sueños son imposibles.

Mientras miro el precipicio delante de mí siento la adrelina correr por mi cuerpo. Nunca vi la ciudad desde arriba, luce impresionante. Suspiro y estiro mis brazos como si fuera volar. Y escucho mi melodía favorita sonar en mi cabeza. Es imposible volar.

Lo cierto es que siempre me he sentido como si estuviera dormida, viviendo en el mundo de los sueños, y quizás me dije, era hora de aterrizar, de volver a la realidad. Y por alguna razón siempre he creído que volar es la única forma de despertar.

Me diagnosticaron depresión cuando era una adolescente, y creo que yo siempre lo supe. Todos me miraban extraño, y nunca pudieron entenderlo, yo estaba enamorada de mi tristeza. Tengo que ser honesta. Solo así podré volar.

Contemplo la ciudad una vez más, pongo un pie en el vacío. Me siento caer. Pero algo me detiene. El calor de una mano me sostiene. Volteo y lo miro. 

-Regresa - me dice, pero yo no quiero hacerlo.

Nos miramos, y yo siento como si transcurriera una eternidad. Veo algo en sus ojos, aunque no podría decir qué es.

- Vuelve, por favor - leo sus labios pero no escucho su voz. El tiempo se detiene. - Tal vez haya más de una manera de volar.

La frase llama mi atención. Nunca sentí que nadie pudiera entenderme, pero su elección de palabras me desconcierta. Era como si hubiese podido leer mi mente. Mi corazón comenzó a papitar deprisa.
Me bajó del techo y él me abraza. Después sin decirme nada, me besa. Cierro los ojos. Y en ese momento me doy cuenta que quiero sentir esto por siempre: Él, el calor de su manos, el sabor de su boca, el corazón palpitándome...quizás siempre tenga que batallar entre la felicidad y la tristeza, la luz y la oscuridad, pero momentos como este me impulsan a intentarlo.

Y por más increíble que parezca siento que he despertado, aunque tenga los ojos cerrados. La mente humana es un lugar extraño. Y mientras siento sus labios sobre lo míos, sus palabras resuenan en mi cabeza, y tiene razón, estoy volando".

********

Nota: Esta es una historia de ficción, cualquier parecido con la realidad o la surrealidad es pura coincidencia.

lunes, 12 de octubre de 2015

viernes, 9 de octubre de 2015

La frase...

Estaba en una de esas horas aburridas en el trabajo, cuando de repente una frase llegó a mi mente "Crear nuevas experiencias", si tal vez suene muy común o no tan iluminador, pero desde ese momento no he podido dejar de pensar en esa frase. Incluso la anoté para que no se me olvidará. Tal vez para mí suena novedoso porque me había hecho seguidora de la popular frase "la vida se trata de descubriste a ti mismo", y aunque siento que he descubierto varias cosas sobre mi misma, lo cierto es que últimamente he sentido que la rutina se esta volviendo algo tediosa.

Y entonces me acordé de otra popular frase que es una contraposición a la otra "la vida no se trata de encontrarte, se trata de crearte a ti mismo", y por alguna razón creo que esta frase y la que irrumpió en mi mente van de la mano. Quizá sea el hecho de que siempre me he considerado una fan de la tranquilad y por eso trato de no apresurarme en cuanto a sucesos se refiere, siempre he creído que aprenderas la lección cuando sea el momento, pero al mismo tiempo no soy fan de la rutina, la repetición continua de hechos me conduce al tedio, y con el paso del tiempo, eso puede convertirse en algo frustrante.

Sal y crea nuevas experiencias. Vive. Crea recuerdos. Creo que eso es lo que intento decir. Ya había escrito antes que me sentía en una zona de confort, y eso suele tornarse algo peligroso, porque terminamos tan engullidos en ella que cuando se nos presenta la oportunidad de vivir algo nuevo, lo rechazamos por completo. Acostumbrarse a la zona de confort es algo peligroso. Quizás sea un mensaje de alarma por parte de mi mente para sacarme de ese tedio, y decirme, es hora de sacar las antenas y ver más allá. Lo que si creo es que no es algo fácil, comenzar algo nuevo siempre llevará algo de temor mezclado con emoción. 

 Leí tantas veces esa frase pero creo que hasta hoy finalmente pude comprenderla."Crear" es la palabra clave. Haz. No esperes a que todo suceda, a veces tienes que hacerlo suceder.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Besarte...

Me quedé con ganas de besarte, y lo digo así sin más porqué es cierto. Por ahí dicen que nada nos pesigue más que las cosas que no hicimos o dijimos. Y a veces al recordar ese momento, esa oportunidad, ese instante en el que pudé besarte quisiera decir sí, y quitarme los miedos, las ideas absurdas y todo lo demás que pasaba por mi cabeza en ese momento. Pero no se puede retroceder el tiempo.

A veces pienso en el sabor que hubiesen tenido tus labios en ese momento. Vodka. Dulce. Con un toque de adrenalina. A veces piendo en como sabrán ahora. Cigarro. Vino. Dulce. No me queda más que adivinarlo. Acaso hubiera cambiado algo? Un beso siempre es un parteaguas, nada vuelve a ser lo mismo. Un beso es una sacudida a nuestra mundo, que crea y que destruye, un instante que puede abrir nuevos caminos.

Que seríamos ahora si hubiese ocurrido?
Porque en este momento no somos más que dos extraños, observándonos desde lejos, separados por kilómetros, mientras seguimos con nuestras rutinarias vidas. 

A veces cierro los ojos e imagino besarte, mientras nos fundimos en un a brazo y el tiempo se para. No hay más tic tac, no hay nadie más. Y pienso en la posibilidad de que tal vez algún día...

Lo confieso, me quedé con ganas de besarte.


sábado, 3 de octubre de 2015

Viajera...

El mundo ha cambiado. Y yo me siento al filo entre el pasado y el presente. La nostalgia viene y va, como una dulce melodía, ya no puedo negarlo, es parte de mí. La felicidad nunca es permanente, siempre necesitaremos nuestros momentos tristes. Yo los necesito para crear, para llorar, para sentir, para vivir. Camino sobre la cuerda floja, entre la felicidad y la tristeza. Es extraño.

Habia días en que caminaba con certeza, por la arena, cuando sostenía tu mano y ella me guiaba. Y entonces los días eran maravillosos, el cielo más azul y el mar resplandecia. Hay noches en que camino sin rumbo, bajo la misteriosa noche con las estrellas como testigos de mis huellas vagabundas. Antes y ahora, pero sigue siendo el mismo paisaje. Y al final todo depende de la memoria.

Soy una viajera de mundos reales e imaginarios. Una trotamundos sin un destino fijo. Una poeta sin destinarios. Camino por las noches observando la ciudad en silencio, tratando de descifrar sus misterios. Me fumo un cigarrillo a oscuras, acompañada de tus palabras, como cuando me decías que lo dejara. A solas todo parece un poco más triste y mas hermoso. He aprendido a encontrar belleza en la tristeza. Quizás un día de estos me vuelva a enamorar, quizás un día de estos te vuelva a encontrar.

Mientras tanto camino, fumando cigarrillos, imaginando nuevos destinos, soy una nómada espacial. Vivo al filo, en el limite, tal vez por indecisa o tal vez porque nunca aprendí de otra manera. Tal vez por equilibrio o tal vez porque siempre he sido así. O tal vez no hay explicación.Siempre estoy a un paso o a una caída de algún lado, pero nunca permanezco demasiado en uno. Quizás no me entiendas, a veces yo tampoco lo hago.

Mientras tanto camino.


domingo, 27 de septiembre de 2015

Preguntas y respuestas...

Siempre he creido que los cambios son parte de nuestra vida y que sin ellos no seria posible avanzar. Desde la primera entrada que publique en este blog exclame que yo no creia en el matrimonio, sin embargo, ultimamente una serie de preguntas se han hecho presentes en mi mente: deseo casarme? deseo tener hijos? Y aunque he pospuesto la contestacion, las preguntas siguen ahi, apareciendo ocasionalmente.

Deje de creer en el matrimonio desde los 15 años, y desde ahi adopte una filosofia feminista muy cuadrada (cosa que ha cambiado) pero aun asi no he encontrado respuestas a esas preguntas. Creo en cierto punto toda mujer se hace este tipo de cuestionamientos, porque aceptemoslo, son decisiones importantes de tu vida y creo tambien que a veces, conforme vas creciendo y madurando, debes enfrentarlas.

Pero quiza mi dilema no es tanto el reponder si no el cambio que supondria en mis ideas. Hace dos años, cuando me preguntaban si creia en el matrimonio siempre respondia que no, pero que si creia en la posibilidad de que alguien me hiciera cambiar de opinion. Pero que impacto tendria en mi y en mi vida el responder esas preguntas afirmativamente?

No soy fan de lo convencional, y creo que ese es gran parte del problema. Si fuera una amiga las que me estuviera diciendo esto le diria que es valido cambiar de opinion, que esta bien que quiera casarse y tener una familia.... y aun asi, siento que no es algo que pueda aplicar en mi misma.

Quizas me estoy complicando mucho, y quiza solo deberia dejar que la vida fluya. Se que eso es lo que dira mi OP cuando lea esta entrada.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

In memoriam


Aquí yace nuestro amor, 
en estas pálidas líneas que escribo en su nombre.
Aquí yace mi corazón aún latiendo por ti.
Aquí yace, en pocas palabras, nuestra historia.
Aquí yacemos los dos, un poco rotos
De ahora en adelante cada uno llevará algo del otro.

Hemos de partir, seguir cada cual su camino,
dejamos de ser poesía para convertirnos en versos fragmentados
dejando de ser "nosotros" para convertirnos en pronombres separados
dejamos de estar juntos para convertirnos en nómadas espaciales.

Fuimos una poesía a medio escribir
Y como todas esas cosas incompletas
siento nostalgia al recordarte.

Aquí yacemos los dos amor, tan cerca y tan lejos
El tiempo se ha detenido, tu ya te has ido
Yo he regresado a mis malos ratos,
esos que tengo cuando tu no estás

 Y le he escrito estos versos a nuestra despedida
A esta historia inconclusa...
Amor, he escrito estas palabras
In memoriam de nuestro amor.

lunes, 21 de septiembre de 2015

The Past & The Sea...

Últimamente he pensado en el pasado. Tal vez no sea lo más sabio porque siempre he escuchado que el pasado debe dejarse atrás, y que debes de enfocarte en el presente, pero creo que de vez en cuando, se necesita revisarlo, y aprender de él, recodar los buenos momentos. Y es precisamente eso lo que me ha llevado a pensar en el. Quizás a veces debemos volver sobre nuestros pasos y recordar aquello que nos hacía felices, y quizás sea tiempo de volver.

He pensado que me he instalado en una peligrosa zona de confort, que aunque tiene muchas cosas buenas, no termina de hacerme sentir a gusto. Y es en ese momento en el que decides que tal vez necesitas algo nuevo o algo viejo que te haga feliz. Es un tanto complicado. Decidir nunca es sencillo, generalmente te mueves entre "lo que te harías feliz" y "lo que haría feliz a los demás" y aunque también siempre hemos visto que lo primero es lo que debe tomarse en cuenta, lo cierto es que lo segundo nos pisa de cerca los talones y muchas veces se convierte en algo díficil de manejar.

Cuando decidí mudarme la primera vez sentí que era una decisión mucho más sencilla. El "olor de la aventura" me empañaba los sentidos y eso me motivaba. Sin embargo, esta vez se me hace más complicado. Esta vez la racionalidad tiene más argumentos. 

La otra vez escribí que el mar me parecía una metáfora de la vida, esta llena de peligro y de aventura, hay infinidad de secretos y de cosas por decubrir. Pero quizás la decisión más díficil sea subirte al barco o contemplar el mar desde la orilla. 


domingo, 13 de septiembre de 2015

Update

Es oficial, inicia un año más en mi vida y yo estoy tratando de hacer una lista mental de todo lo que he aprendido y de lo que "se supone" que debería haber aprendido. Es una pérdida de tiempo, lo sé, pero a veces no puedo evitarlo. 

Últimamente he estado un poco baja de inspiración, por eso es que he estado ausente del blog. Espero que pronto regrese a mí, quizás solo sea cuestión de relajarme o tal vez solo necesite una recarga de nicotina. Estoy en el modo "cargando batería" así que espero estar pronto totalmente recargada.

En estos días he pensado mucho en el pasado, quizás pronto escriba una entrada sobre eso. 

Muchas cosas pasan por mi mente, pero por alguna razón no encuentro las teclas adecuadas para plasmarlo. 

Aprovecho este espacio para hacer una aclaratoria: este blog no induce por ningún motivo a la gente a fumar, ni hago propaganda a favor del tabaco. Lo que se escribe aquí solo son las ideas del autor y por lo tanto su responsabilidad. Gracias.

Regresaré pronto.

jueves, 10 de septiembre de 2015

#28: Para ustedes!

Un año más. Los cumpleaños aparte de ser un motivo de celebración creo que son un buen momento para reflexionar. O al menos yo no puedo evitar hacerlo. 
Creo que los cumpleaños son una colección de experiencias que vivimos que nos han permitido llegar hasta aquí. Experiencias que nos han construido como personas, que han grabado momentos en nuestra vida que no olvidaremos. Y también están las personas. Si, a lo largo de los años he tenido la oportunidad de conocer a personas maravillosas, con las que he construido un collage de historias, de momentos inolvidables y de las cuáles he aprendido mucho. Sin duda no sería la que soy sin haberlos conocido, aún con todos los defectos y virtudes que pueda tener. Sin sus enseñanazas, sus palabras, sus consejos y el tiempo que han compartido conmigo, y por el cual estoy muy agradecida, no sería igual. Maestros, yo los llamo. Gracias. 

Y ha llegado el momento de emprender un nuevo viaje, de aventurarse por otros caminos y por otros mares. Porque creo que la vida es un cambio constante y un aprendizaje en proceso, con un sinfín de chocoaventuras en el camino. De todo corazón, gracias.


lunes, 7 de septiembre de 2015

High by the beach...

Siento poco a poco aproximarse la fecha de mi cumpleaños. Tengo la sensación de ver una ola que se aproxima, cada vez más rápido hasta que boom!..me golpee con toda su fuerza. Si, cada vez esta más cerca el día y siento una combinación extraña de cosas. Normalmente me gustaría a sentarme y reflexionar sobre mi vida, siento que debería sentirme más sabia y orgullosa, pero siendo sincera siento un poco de miedo. Y también incertidumbre, si, una combinación de ambas. 

Generalmente cuando se acerca mi cumpleaños no puedo evitar sentirme nostálgica. Es como si todos los recuerdos del año decidieran liberarse y venir a mí todos a la vez. Y yo tan solo quiero sentarme en la arena y ver el atardecer mientras me fumo un cigarro. Escuchar esa melodía triste, el canto del mar. Pienso en todas las palabras que no he escrito y en los musos que se han marchado, en las personas que quiero y en ella, la soledad. Siento su mano sobre mi hombre, y la escucho susurrarme: no te dejaré. No lo sé, tal vez sea la edad.

All the people tell me to get excited but I just feel nostalgic.

Las olas vienen y van, y creo que el mar es una metáfora de la vida. Y la pregunta de siempre se aparece en mi mente. Es extraño, o tal vez la extraña soy yo. 




miércoles, 2 de septiembre de 2015

Mundos paralelos...

Antier no podía dormir, así que me puse a pensar en mundos paralelos. Si, aquellos lugares mágicos en el que generalmente imaginamos que somos todo aquello que no somos en este, es decir, que somos perfectos y vivimos en una mansión, con un perro y somos felices por siempre. Si, algo así.
Y me puse a pensar en mi otra yo, la que vive en el mundo paralelo. La yo perfecta. No voy a mentir, pensar en ella me dio algo de nostalgia, y tal vez se deba a que se aproxima mi cumpleaños, lo que me hace ponerme en un mood nostálgico. Pero volvamos a los mundos paralelos.

Como sería mi otra yo? Empecemos.

Mi otra yo vive, probablemente, en un lindo departamento con piscina. Quizás tenga un gato de mascota.
Me imagino que es una científica de renombre, o por lo menos tiene un buen trabajo. Va al gym todos los días, muy temprano.
Ha conocido al amor de su vida, y caminan juntos a diario tomados de la mano. Ya están planeando vivir juntos.
No fuma, pero bebé café todos los días por la mañana antes de irse a trabajar.
Toca con destreza el piano.
Ha visitado Paris, Tokyo y Venecia. De seguro ama tomarse selfies.

Y pienso que es perfecta, quisiera conocerla, alcanzarla. Entonces me pongo a pensar en como puedes llegar hasta ese mundo pararelo. Recuerdo algunas leyes de la física que estudié en la escuela. Y entonces recuerdo que no hay mundos paralelos, científicamente es una ilusión. Me recuerdo que solo son mundos creados por nosotros donde creemos que nuestra vida es mejor. Quizás este delirando a causa del insomnio. Pienso en ella y en ese mundo tan perfecto, tan feliz. O eso quiero creer.
Quizás la perfección solo sea un conjunto de imperfecciones.

Y no sé en que momento me quedo dormida.


lunes, 31 de agosto de 2015

Las chicas en la LJ....

Estoy teniendo un problema. Hace tiempo que no había leído "literatura juvenil", la deje un rato porque me pareció que las historias se estaban volviendo muy repetitivas, y decidí leer otras cosas, así fue como empecé a adentrarme en el mundo de Juego de Tronos, leí Ana Karenina (por fin!) y otros libros que había dejado pendientes. Sin embargo, recientemente, me animé a comprar dos novelas juveniles porque llamaron mi atención. La primera fue "Red Queen" de Victoria Aveyard y la segunda (que actualmente estoy leyendo) es "Delirium" de Lauren Oliver, y ambas no me estan dejando un buen sabor de boca.

Lo qué no me ha gustado de estas novelas, y otras como Twilight, son sus heroínas. Adolescentes, en su mayoría, que pierden el sentido común por el amor. Si, ya sé que cuando estás enamorado tu sentido común no funciona muy bien que digamos, pero creo que esa no es una justificación para el modo de actuar de estas heroínas, simplemente no lo entiendo. 

Y mientras paso las páginas por estos libros, no puedo evitar preguntarme: es esto todo lo que somos? Sinceramente no me gustan como representan al género femenino.Estereotipos y más estereotipos. En verdad somos chicas desesperadas esperando encontrar al príncipe azul? Eso es todo? Y las ambiciones y las metas donde quedan? Simplemente no lo entiendo.

No estoy en contra de mostrar el lado amoroso, pero que toda la historia se centre solo en eso se me hace ilógico.Sé que no todas la heroínas son así,  allí están Katniss y Hazel Grace como ejemplo. Y si van hablar de una historia de amor, que sea algo épico y diferente, que lo diseccionen, que me hagan preguntarme y replantearme mis pensamientos sobre el amor, y que no sea solamente una historia sosa más, en la que la protagonista se enamora del chico con solo haberlo visto tres veces. Que haya más coherencia, por favor, o al menos algo más tormentoso y trastornado que Romeo y Julieta! 
Por favor autor@s recuerden que estamos en el siglo XXI, no sigamos estancados en el pasado.

Quizás dejé descansar a la literatura juvenil otra vez hasta que encuentre una buena historia. Alguna recomendación?


jueves, 27 de agosto de 2015

Chica de papel...

Lo cierto es que a veces amaneces sin ganas de hacer nada. A veces solo quieres quedarte en la cama sin que nadie te interrumpa. Y no es que quieras dormir todo el día, simplemente a veces solo quieres quedarte ahí en silencio. Al menos por un rato. Hoy es un día como esos, pero aun sin mis ganas tuve que levantarme.

En las horas que llevo despierta he tenido una serie de recuerdos, y aunque varios me hacen sentir feliz, no puedo evitar pensar que solo son recuerdos, y eso me lleva a sentirme nostálgica. Recuerdo que un amigo me pregunto porque soy así, porque tienso a sentirme nostálgica o melancólica. Le dije que no lo sabía, para mí es un enigma. Quizás la nostalgia sea mi estado natural porque de una  forma u otra siempre regreso a ella. La felicidad nunca me es un estado permanente. Quizás la nostalgia sea mi forma de entender al mundo.

Siempre fui una chica reservada, tímida, siempre en mi mundo. Siempre pienso más de lo que hablo. Así es. Y a veces quisiera que la realidad fuera un sueño.

Siempre he creído que no soy normal, aunque la normalidad es un concepto en el que no creo. Pero no lo digo en forma pretenciosa, al contrario.

No lo sé, tal vez solo sea una chica de papel.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Work of fiction: Infinito




Las luces neón me nublan la vista. Se supone que estoy en una fiesta pero lo único que puedo recordar en este momento es estar sentada en un sofa. Todo se ha desvanecido a mi alrededor y he quedado yo, y nuestra canción. Sonó de repente, transformandolo todo, como un cuchillo que atraviesa la carne para herirte. El tiempo se congeló, el cigarro se marchita entre mis dedos y yo me he quedado estática, recórdandote.

Se suponía que íbamos  ser muy felices, eso es siempre lo que pensamos todos, de lo contrario el amor no existiria. Pero ahora ya no estamos juntos, no somos más que un simple recuerdo, y yo me he convertido en la chica triste. Siento resbalar una lágrima por mi mejilla, en cámara lenta, una más por ti.

No recuerdo cuándo te conocí, lo cual es extraño, pero supongo que un intento de mi mente por bloquear el dolor. Sin embargo, me he quedado con nuestros buenos y malos ratos, el amor se mueve entre caloroscuros.

Recuerdo la primera vez que escuchamos esa canción. Estábamos en tu departamento hablando, fumando y bebiendo, porque entonces nada nos importaba. No sabía porqué pero me sentía muy feliz ese día. Estaba cantando sobre la barra de la cocina una canción, creo que era de Led Zeppelin, cuando sin más, me lancé sobre tus brazos y nos besamos. Jamás olvidaré ese beso, es de esos extraños besos que dejan una marca en tu vida. Las

Después de besarnos seguimos hablando de cosas banales, pero sabíamos que todo había cambiado. Tomammos más whisky y la música paró. Entonces tu pusiste tu disco favorito, y la música volvió a impregnar el ambiente. Yo quería volver a besarte. 

Cuando el cd llegó a la pista 06 me colocaste un dedo sobre los labios y me dijiste "esa es, esa es mi canción favorita". Recuerdo que la cantaste, y yo la escuché atenta, observándote como si estuviera hechizada, y quizá lo estaba. Cuando terminó la canción me besaste, la boca y el cuello, y entonces me miraste y dijiste "somos infinito", y me besaste de nuevo. Después nos perdimos en un oscuro abismo.

Me enamoré de esa canción así como me enamoré de ti.Pronto se convirtío en nuestra canción. Incluso esa vez, que la escuchamos mientras yacíamos en la cama, amándonos. Siempre fuiste mi chico malo favorito.

Pero un día todo termino. Nuestra amor era como el fuego, ardía peligrosamente, hasta que un día no quedaron más que cenizas. 

La canción ha terminado y yo vuelo lentamente a mi realidad. Too vuelve a existir y yome convierto de nuevo en la chica triste. En silencio murmuro "éramos infinito".

****
Nota: esta es un obra de ficción, cualquier parecido con la realidad o surrealidad es pura coincidencia.

lunes, 17 de agosto de 2015

Imposibles...

El lunes asado fui a tomarme un café con mi OP, y entre varios temas que tratamos salió el de los requisitos que exigimos en una pareja. Y es que todos, o al menos las personas que conozco, tenemos una lista con estos requisitos que buscamos en los demás, no solamente en la cuestión amorosa, creo que también con nuestras amistades. 

Muchas veces he escuchado a la gente criticar el hecho de que tengas requisitos, pero creo que aunque tal vez suene un poco duro, esos requisitos los necesitamos para convivir. Desafortunadamente los humanos somos seres clasificadores, y eso nos impide tener empatía con todas las personas. Necesitamos intereses afines, valores en común, temas que compartir, y aunque sería genial encontrarlos en todas las personas sabemos que no es así. Entonces en nuestra mente empezamos a formar una lista con todo aquellos que nos agrada y que pensamos encontrar en aquellas personas con las que nos gustaría rodearnos.

Y eso mismo aplicamos en el amor, queremos una pareja que tenga gustos similares a los que tenemos, entre otras cosas, porque tenemos la idea (y la esperanza) de compartir con ellos nuestra vida. Sin embargo, tal parece cuando una mujer tiene ciertos requisitos que quiere en una pareja, la tachan de exigente. He escuchado un sin número de veces el decir, que lo que busca una mujer, cualquiera que sea, es imposible de conseguir. Entonces viene el rollo de que debemos ser menos exigentes. Es cierto, hay mujeres que tienen una lista que cosas imposibles (el típico príncipe azul), pero también hay mujeres realistas con las cosas claras. 

No es que queramos amores imposibles, porque creo que hemos personas que llenan esos "requisitos", pero que por azares del destino, no se quedan en nuestra vida. Tampoco significa cerrarse y no admitir a nadie más que lo que tienes en tu lista mental, porque a veces te puedes llevar una sorpresa.

sábado, 15 de agosto de 2015

Fachadas...

Hace un par de semanas vi la película "Ciudades de Papel" y por alguna razón me ha seguido rondando por la cabeza la idea de la película. No voy a dar una reseña porque prefiero que la gente se aventure a verla, pero básicamente la película toca el tema de que, las personas siempre nos hacemos una idea de como quisieramos que fueran las personas que conocemos, y obviamente eso nos ocasiona un desgaste en ambos sentidos. No solo porque es frustrante vivir según la expectativas de los demás, sino también porque cuando nosotros descubrimos que la gente no es como imaginamos solemos sentirnos decepcionados. 

Sin embargo, parece que estas asunciones sobre los demás formas parte de nosotros. Como si nacieramos con un programita instalado que se dedica a hacer suposiciones sobre los demás. Quizás no sea nuestra culpa, tal vez nuestro cerebro, en su magnificiencia, busca explicaciones para lo que no conoce. Moldeamos la realidad para tratar de entenderla, y cuando vamos entediéndola poco a poco, descubrimos que no era como pensabamos.Imaginemos por un momento que se nos quitara ese programa y que no hicieramos suposiciones sobre nadie. ¿Sería la vida más fácil?

Lo cierto es que, quizá también, nuestra fachada diga más de nosotros, aunque mucha veces las creamos por pura apariencia. Como la fachada de algunas casas que albergan hogares rotos. Somos más que una fachada. Quizá las personas solo seamos ideas flotantes. Ideas que hemos creado nosotros sobre nosotros e ideas que han creado los demás sobre nosotros.

He llegado a creer que solamente en nuestra soledad nos revelamos a nosotros mismos, lo que en verdad somos, sentimos, pensamos. En soledad porque sabemos que así nadié podrá juzgarnos y nos sentimos libres. Y transormamos esa libertad en palabras, en canciones, o en pinturas. Lo que creamos en soledad es nuestro verdadero reflejo.


miércoles, 12 de agosto de 2015

Ambigüedad

Nota: la siguiente entrada puede contener lenguaje no apropiado.



Si tuviera que definir mi estado actual sería ambiguo. Ni bien ni mal, solo ambiguo. La verdad no me he puesto a reflexionar del porqué me haya en semejante estado, pero se que no tengo ganas de hacerlo. A veces creo que llegas a un momento de tu vida en el que todo se te vuelve demasiado ordinario como prestarle mayor interés, y entonces andas por ahí con cierta indiferencia, sin que nada te atraiga particularmente. Más o menos veo así yo mi ambigüedad, y digo más o menos, porque no me he puesto a reflexionar. Pero es, justamente cuando alcanzas este momento en que sueles mandar todo a la mierda.
He aquí mi lista:
A la mierda las reglas.
A la mierda el dormir temprano.
A la mierda la normalidad.
A la mierda la espera del amor de mi vida.
A la mierda la dieta.
A la mierda el fingir estar bien.
A la mierda lo que piensen de mí.
A la mierda no encontrar empleo.
A la mierda, a la mierd, a la mierda.

Tan solo quiero ponerme los zapatos y salir a caminar acompañada por mi soledad y mi cajetilla de cigarros. Pensar aunque no piense en nada. Dibujar angelitos en la playa que después se lleve el mar.
Disfrutar mi insomnio con una pluma en la mano. Leer y viajar.  
Refill.