jueves, 8 de agosto de 2019

A él no le gustas tanto...




Creo que necesito un asesor para estas cosas del corazón. Es que la neta, soy bien p#"!$%* para ese tipo de cosas. Hay veces en que los chicos me "lanzan señales" para decirme que les agrado pero a veces soy tan despistada que no las capto, de verdad, no las capto y suelen pensar que me hago la que no se da cuenta o que soy una mamona que no se quiere dar cuenta (y en verdad que si soy muy despistada, en todos los campos de la vida, pero en fin,  he tratado de estar más alerta con el paso del tiempo, aunque no se si ha funcionado), total, uno siempre queda mal parada. Pero también tenemos el otro punto, en el que me quieren ver la cara de estúpida, y eso pos no esta chido. 

La neta me gustaría tener un amigo, y digo amigo, porque aunque adoro el consejo de mis amigas, creo que los hombres son más fríos a la hora de darte un consejo. Aparte de que ellos conocen las benditas "señales" que se supone yo debo de reconocer, o también les es más fácil decirte cuando  otro hombre te está viendo la cara de estúpida. Porque la neta, las mujeres siempre estamos justificando todo, "que si a lo mejor esto... que si a lo mejor aquello" y quizá siempre lo hacemos por no romperle el corazón a la amiga o incluso a nosotras mismas. 

¿Han visto ustedes la película de "A él no les gustas tanto"? Bueno esa película trata sobre relaciones amorosas, y en una de ellas, hay un tipo que aconseja a una chava, y le dice "este vato la neta no quiere nada contigo" y yo quisiera un amigo así, que me lo dijera. De veras que me ahorrarían bastante tiempo, lágrimas, ilusiones, corajes y hasta corazones rotos. 

Quisiera que llegara mi amigo y me dijera "Ey, reacciona. Lo cierto es que a él no le gustas tanto". En fin,  ojalá un día lo encuentre.

jueves, 1 de agosto de 2019

Rumbo a mi versión 3.2

Siempre que se aproxima mi cumpleaños entro como en una especie de autoreflexión, aunque este período ya va para largo, creo que desde Mayo entre en esa etapa de reflexionar sobre mi vida. Aunque siento que esta vez se ha tornado muy raro, quizás porque siento como un déjà vu de lo que viví en el 2017, cuando un cambio se aproximaba y sentía como se revolvía dentro de mí. Ahora mismo siento algo de eso, un cambio se aproxima y no me siento muy segura de como me siento al respecto. A veces feliz, a veces triste. A veces simplemente no quiero saber nada de nada.

También, cuando se aproxima me cumpleaños, me da por hacerme cambios de look. Si, ya sé que suena un poco trillado, pero la neta es una especie de ritual personal para dejar lo pasado atrás e iniciar con una "yo" diferente, no se si me estoy explicando, pero bueno. El punto es que se me antoja un cambio de look y puede ser que pronto lo lleve a cabo. También he pensado últimamente en volver a ponerme en contacto con mi lado darks, no es que lo haya dejado, pero a veces me doy cuenta de que me he vuelto un poco más colorida, y pues no se, aunque me gusta experimentar de vez en cuando, creo que esa no soy yo, o quizás es porque también yo me he sentido medio nostálgica depresiva.  Me ando inspirando en los looks de Eva Green (aquí les dejo una foto de ella por si no la ubican --->) y me encanta su estilo medio darks y misterioso (es mi crush, bueno uno de ellos). 

Otra cosa, es que desde hace un par de años (yo diría que tres, para ser más exactos) ya no siento especial emoción por mi cumpleaños. Antes solía ser una fecha que me entusiasmaba y que me la pasaba planeando la celebración, y ahora simplemente ya no planeo nada y si lo hago no me emociona. Tal parece que estos últimos años me he sentido más en depresión por estas fechas que otra cosa. 

En fin, hay muchas cosas en mi cabeza pero no sé cómo unirlas de manera coherente para plasmarlas aquí. Incluso esta entrada quedó toda desparramada, perdonen la redacción all over the place. 
Mientras tanto seguiré en proceso de construir mi versión 3.2, que aun no sé como será. Saludos.

miércoles, 24 de julio de 2019

Las historias breves...



Últimamente me he puesto a pensar en las historias breves. Si, aquellas que, a pesar de haber durado un corto período de tiempo, han dejado una marca en nuestras vidas. Esas historias breves a las que volvemos de cuando en cuando ya sea para buscar confort, porque nos hicieron felices, o para evitar que se escapen de nuestra memoria. 

Cuantas veces no hemos deseado que esas breves historias hubiesen sido más largas? Cuantas veces no hemos deseado poder regresar el tiempo y extender esa historia un poco más? aunque sea por unos segundos. Y sin embargo, es por ese motivo que regresemos a ellas, las atesoramos porque al ser breves queremos recodar con la mayor nitidez posible cada instante, cada detalle, cada aroma, cada sonido, queremos que perdure en nuestra memoria.

A veces rebuscamos en nuestra propia mente, los motivos por los que esas historias fueron tan breves. Quizá por errores, quizá por azares del destino, quizá porque solo era una etapa necesaria para que nosotros pudiéramos aprender algo y evolucionar, quizá porque los demás personas ya no querían participar en ella, o simplemente porque quizá así tenía que ser. Quizás nunca lo sepamos a ciencia cierta. 

Lo cierto es, que esas historias breves, se vuelven parte de nosotros, de nuestra historia, y en algún momento llegamos hacemos una tregua con ellas, y las aceptamos como parte de un recuerdo, y ellas a su vez, se aparecen de vez en cuando para recordarnos algo, hacernos reflexionar o simplemente para hacernos sonreír. 

Las historias breves son un suspiro, y aun así, permanecen con nosotros, porque a veces no es el tiempo, sino la sensación.

miércoles, 3 de julio de 2019

All by myself...


Conforme van pasando los años, poco a poco te vas dando cuenta de que la soledad comienza a convertirse en algo frecuente. Cada vez cuesta más trabajo hallar tiempo para ir con tus amigos al cine, o al café, o por un drink a un bar, y es difícil no solo por el trabajo y los distintos horarios, sino, porque también, como es la vida, se van casando, juntando, teniendo bebés y después los hijos crecen, y ca vez hay menos tiempo... Es normal, es parte de la vida. Lo raro es cuando tú eres la rara porque no has realizado estas cosas del matrimonio y de los hijos, y entonces te das cuenta, de que tu círculo de amistades esta demasiado ocupado para hacer planes. Y llega un momento en el que lo tienes que aceptar, y que tienes que aceptar también, que la soledad es parte de la vida.

No es que me cueste estar sola, porque disfruto hacer muchas cosas en soledad, pero quizás no he hecho las pases al cien por ciento como yo creía. Haciendo un rápido análisis mental, me he dado cuenta de que hay cosas que no he hecho por mi cuenta, como por ejemplo, viajar sola, y quizás sea necesario comenzar a ver esto, de manera diferente, no deprimente, sino con una nueva perspectiva.

Aunque hay ocasionas, debo admitirlo, en que me siento como Bridget Jones, en esa escena dónde esta con sus amigos y ella es la única soltera, y es el bicho raro de la habitación. 

No me malentiendan, no quiero sonar egoísta, porque entiendo perfectamente que esto es parte de la vida, simplemente, es un aspecto que poco a poco se ha ido presentando, pero que cada vez se vuelve más presente, y que hasta este momento me esta llegando un poco, como si fuera un momento de self-realization, en el que de la nada te das cuenta de algo que antes no habías percibido, no sé si me estoy explicando. En fin.

Muchas veces he pensado que cuando sea mayor, y sea una solterona (ríanse por favor), me dedicaré a escuchar ópera, leer muchos libros, tomar mucho coñac y cuidar de mis veinte gatos, pero rayos, mientras eso llega, hay que disfrutar la vida, si nos tocó recorrer el camino solos, también debemos disfrutar el viaje.

Por cierto, si alguien gusta invitarme a fiestas donde haya mucho coñac, sepan de antemano que acepto para ir practicando. Saludos!


viernes, 28 de junio de 2019

Acosada...


Les voy a contar una anécdota. Hace unos días, salí a realizar unas compras, era un día tranquilo y rutinario, y bastante caluroso. Estaba esperando el "bondi" para irme a mi casa, cuando un taxi de tipo colectivo (de esos en los que van varios usuarios) me dijo que me llevaba por un precio más barato. Como esos taxis son súper rápidos en mi ciudad, y como yo ya deseaba llegar a mi casa, me subí. Aclaro que no es poco común que te digan que te cobran más barato, a veces suelen hacerlo, sobre todo si no hay mucho pasaje.

Todo iba normal, hasta que el chófer, comenzó a hacerme plática. Primero comenzó con la típica conversación del clima, pero después comenzó a hacerme preguntas sobre mi nombre, a qué me dedicaba y que si estaba casada. Cuando hizo esta última ya sabía por donde iba a la cosa y comencé a molestarme, aclaro que, todos los datos que proporcioné fueron falsos. Traté de contestar lo más cordial y normal posible, esperando que alguien pronto se subiera y las preguntas se terminaran. Grande fue mi sorpresa cuando, una persona le hizo la parada y el chófer hizo una seña diciendo que no subiría más pasaje. Seguramente ustedes pensarán que en ese momento debí bajarme pero pues uno va actuando como mejor lo considera posible en el momento, o a veces no reaccionas bien. Lo cierto es que la plática y las preguntas continuaron aunque yo no demostraba el menor interés. 

Me invitó a salir, dije que no. Me pidió mi número telefónico, dije que no.  A veces me gustaría pensar que esas negativas deberían bastar para que los hombres entendieran que no estamos interesadas. Siguió invitándome y seguí negándome. Me juró y perjuró que no era casado, incluso me dijo que me llevaba a su casa para demostrármelo. Mis alarmas saltaron en ese momento. Obviamente dije que no era necesario. 

Cuando llegué a la parada, y nos tocó el alto, supe que tenía que bajarme en ese momento, no quería que se arrancara. Para mi mala suerte la puerta no abría, el susodicho me dijo que la puerta se abría por fuera. Una vez más insistió en salir y le volví a decir que no. De la nada me dió un abrazo y me sentí sumamente incómoda. Al bajar y cruzar la avenida me metí a un centro comercial con la esperanza de que no me estuviera observando o esperando afuera. Me sentí acosada, y lo peor es que esta no ha sido la única vez. No sé porque algunos hombres piensan que el acoso es romántico, no lo es. Seguramente algunos dirán, "no sé porque no te bajaste antes", la respuesta es que no sabía como iba a actuar el hombre y pensaba que al decir que no, iba a dejar la plática. Tampoco pensé que no iba a subir a nadie más, y pensé que era importante tener el "control de la situación". Sea como fuere, las críticas suele caer sobre nosotras, y no nos ponemos a pensar en  que, quizás si tuviéramos una educación distinta, el acoso no sería tan frecuente como lo es, aunque muchas veces lo minimizamos yo si creo que el acosos es una problemática social. Siéntanse con toda la libertad de no concordar conmigo.

Ahora solo puedo pensar en que ya no usaré ese servicio y mejor esperaré el bondi, aunque eso no soluciona el hecho de ser acosada. En fin, solo quería compartir esto con ustedes y saber cuál es su punto de vista respecto al acoso que sufrimos la mujeres, y algunos hombres también.

sábado, 22 de junio de 2019

¿Y tú para cuándo?


Creo que me estoy metiendo en camisa de once varas al escribir esta entrada, así que antes de entrar en polémica, quiero hacer un disclaimer: esta entrada, como todas las demás, refleja puramente mi opinión, y puede ser que este totalmente equivocada, y puede ser también que discrepen conmigo, lo cual es aceptable, cualquier comentario o crítica que deseen hacer solo pido que se haga con respeto. Dicho esto, entremos en materia.

Recientemente dos amigos me dijeron que iban a ser madre y padre por primera vez (dos amigos distintos), y debo decir que cuando me lo comunicaron me quedé sorprendida. No podía creerlo al principio, y ahora estamos aquí, habló con ellos sobre nombres de bebés y como se sienten con este nuevo cambio que habrá en su vida. Aunque estoy muy contenta por ellos, debo decirles que, sinceramente, no me imaginaba que la maternidad y paternidad fueran algo que quisieran en sus vidas, o al menos no tan pronto. Bueno, "pronto" puede parecer un tanto subjetivo, porque ninguno de los tres somos unos "jovencitos", sin embargo, para mí es pronto. Y subrayo esto, por lo siguiente. Cada vez que alguien de mi entorno me da la noticia de que va a convertirse en madre o padre, después de las felicitaciones y las preguntas regulares, la noticia siempre viene acompañada del clásico "¿Y tu para cuándo?"

La pregunta no es algo que me moleste en sí, pero cada vez que la escucho me recuerda a cuando intentan convertirte a otra religión, perdón pero al menos a mi me suena así, aunque no quiero que suene ofensivo. Lo cierto es que, entiendo que a mi edad, y por costumbres sociales, se espera que yo ya tenga un hijo, o que por lo menos mencione que ya quiero tener un hijo. Lo cual, hasta este momento no me ha sucedido.

No me malinterpreten, no es no quiera tener un hijo, si me gustaría, pero por el momento no me siento preparada. Muchos se preguntaran, preparada en qué? porque si algo he escuchado es que no existe preparación para ser padre, pero aquí voy a explicar mi punto. Yo siempre he creído que el querer ser madre o padre, te debe de brotar desde lo más profundo de tu ser. Es un sentimiento que debe de nacer dentro de ti, y una vez que lo hace, debes de hacer una yuxtaposición con tu situación real. Debes analizar no sólo tu realidad económica, sino también emocional y físicamente, porque criar un hijo no debe ser tarea fácil. Una vez que hagas este análisis, es entonces cuando debes tomar la decisión de si es el momento o no de ser padre. O al menos eso creo yo. Alguna vez compartí mi modo de pensar con alguien y me dijo que si todos pensarán como yo, entonces nadie tendría hijos. Puedes ser que quizás esa persona tenga razón y yo esté muy equivocada. 

Dicho esto, solo me resta desearles lo mejor a mis dos amigos que muy pronto van a convertirse mamá y papá por primera vez y a sus respectivas parejas. Sin duda será una gran dicha para todos.

Bueno, les he compartido mi punto de vista. Siéntase con toda la libertad de no estar de acuerdo conmigo. Quizás ahorita pienso esto y mañana cambié mi parecer. Saludos!