miércoles, 13 de junio de 2018

La falsa realidad


Últimamente me he alejado un poco de esa red social llamada facebook y debo decir que me he sentido un poco mejor haciéndolo. No sé, creo que pasar cada vez menos tiempo conectada a esa matrix me ha servido para apreciar un poco más otras cosas. Cada vez que llego a conectarme, muy pocas cosas llaman mi atención, a veces ninguna y la mayoría se me hacen demasiado aburridas y repetitivas. Es en esos momentos en que me doy cuenta en hemos perdido la originalidad y nos hemos vuelto una especie de máquina saca copias.  Vamos por ahí compartiendo lo que la gente publica, ya sean memes u opiniones, videos, artículos, etc. Y muy pocas veces te topas con algún tipo de contenido original, y cuando lo haces, te topas con un sinnúmero de comentarios de gente atacándote por tener tal o cual opinión.  Realmente a veces termino cansada de leer publicaciones que en vez de contribuir a una discusión sana, termina siendo un festín para que la gente termine desagarrándose la una a la otra, es justo ahí, y sin ofender a nadie, cuando me pregunto como hemos llegado a la punta de la pirámide de la evolución. No puede evitar preguntarme , ¿es neta lo que estoy leyendo? En verdad me pregunto si estoy en una red social donde la mayoría de la gente que la utiliza supuestamente tenemos educación básica pero parece que cada vez que hacemos "log in" perdemos todo sentido de la cordura y civilización, dos cualidades que según nos caracterizan como especie (ajam, superior). Y es que a veces ya no sabes si estás en una plataforma de comunicación o un en documental de discovery channel.

Leer comentarios de discusiones tan ridículas sobre cuál género de música es superior, si un vestido es de x o y color, comentar el chisme de las celebridades, etc se me está haciendo cansado y tedioso. Vaya, no sé si a alguien le ha pasado pero yo me vuelvo a preguntar, ¿en serio somos la especie más avanzada hasta el momento? #jawdropping. Sin duda no voy a excusarme de esto, como usuaria de este medio, también he compartido memes, y cosas estúpidas, sin más motivación que el ocio y el aburrimiento cotidiano. Al menos solía ser de esas personas que no me tomaba en serio esta plataforma, para mi solo era un medio para desaburrirme de la rutina y reírme de todo lo que me  encontraba, sin embargo, últimamente conectarme a esa red me hace sentir asqueada. Ya sé, no faltará alguno que lea esta entrada y diga "ps ya no te conectes", y probablemente tenga razón. Argumentos de este tipo, que puedes encontar en infinita cantidad de veces en facebook, son los que también me hace querer dejarla por la paz. Creo que como todo buena idea, facebook tenía detrás una gran idea, poder conectar y compartir con gente que estuviera lejos de ti era la premisa fundamental de esta herramienta de comunicación. Discutir sobre ideas, abrirnos hacia distintos puntos de vista y debatir...pero como toda buena idea fue corrompida no solo por los anuncios publicitarios y la economía en general, sino por nosotros mismos, como usuarios, que la hemos utilizado como arma, para pelearnos, para humillar y para sentirnos superiores, haciendo lo que parece que hacemos mejor como raza humanos, separarnos los unos a los otros.

Cierto, dirán algunos que tiene cosas buenas, como difundir información (verdadera), conocer gente con quien compartir gustos y aficiones, y estar en contacto con personas que se encuentran en otro lugar geográfico. Cierto, facebook tiene también muchos méritos, pero desgraciadamente no creo que la balanza, al menos en estos años, favorezca lo positivo. Tal parece que lo único que podemos concluir al final, globalmente, es que estamos de acuerdo en que no estamos de acuerdo. Ojalá las publicaciones que veo, como las denuncias sociales, trascendieran más allá de una pantalla. Ojalá nos involucraramos más, fuéramos más participativos, más solidarios.... en fin, cada quién tiene su utopía.

Siento que de cierta forma, todos hemos contribuido a crear una "falsa realidad", una realidad que, aunque si, es dura y apática, no se compara con lo que la verdadera realidad es. Porque, hay que admitir, que aunque nos parezca triste una tragedia, jamás despertará en nosotros la misma sensación de haberla vivido, y algo que nos une a todos, son las emociones. Ojalá pudiéramos despertar nuestra conciencia en vez de nuestra indiferencia, ojalá pudiéramos ayudar más allá de un click. 

Cuando vi la película de Matrix al principio no la lograba captar del todo, me parecía una película interesante de ciencia ficción, pero cuando la volvía ver me di cuenta que tiene un trasfondo más crítico, y me preguntaba cuando llegaríamos allí, y en cierta forma creo que ya lo hemos hecho. Vivimos en estas burbujas de perfección, donde nuestra percepción de la realidad es una visión dulcificada y bella. En serio que a veces, hasta me dan ganas de extender la mano para comprobar si estoy en el mundo real o en la matrix.

Una vez le pregunté a un conocido le pregunté porque no tenía facebook, y su respuesta fue simple y tajante: "contamina". A veces me pregunto, que pensarían filósofos como Maquiavelo, Nietzsche, Marx pensarían de facebook, si también la utilizarían como medio para transmitir sus ideas, cuántos personas le dirían "ya mejor salte de facebook", si sus ideas tendrías miles de likes o miles de "me enoja". En fin, es algo que nunca sabremos. 

Hasta aquí dejo la entrada, porque siento que ya se extendió, siéntanse libres de debatir. 

lunes, 28 de mayo de 2018

El problema con los "quizás"...




Recientemente leí en el blog Reservado a Quien Corresponda, un escrito titulado "Quizás". Fue entonces que me puse a pensar en los "quizás" y es que creo que en este blog esa palabra ronda continuamente. Los "quizás" duelen, y semánticamente hablando, los pudiéramos situar junto a los "hubiera" o los "tal vez", si ese conjunto de palabras que parecen conjurar una realidad alternativa en la que todo parece mejor.

Y es que los "quizás" reflejan un anhelo de nuestro corazón, un anhelo que nosotros deseamos con todas nuestras fuerzas, pero que parece escaparse de nuestras manos por causas ajenas a nosotros. Los "quizás" son punzadas en nuestro corazón, oraciones con verbos que conjugamos en subjuntivo, deseos que se evaporan en el aire.

Cuando leí aquél texto, me acordé de aquellos musos con los que alguna vez deseé un "quizás", un quizás que nunca se cumplió. Y entonces veo a mi alrededor y veo que cada persona lleva un sinnúmero de "quizás" tatuados en el corazón, no por nada hay incluso una canción que habla sobre ellos (Quizás, quizás, quizás).

Y es que los "quizás" siempre hablan de lo incierto,  de lo que pudo haber sido o de lo que podría ser, y creo que en cierta forma, eso siempre nos causa cierta dolor, angustia, o preocupación. Hablando en términos amorosos, los "quizás" pueden rompernos el corazón.

Los "quizás" también encierran cierto atrevimiento, cierto arrojo, de lanzarnos hacia aquello que deseamos, aunque exista la posibilidad de terminar rotos. El "quizás" es como una frontera entre lo posible y lo imposible, rodeada por todas las posibilidades y las múltiples variables que existen. Lo cual parece un tanto complicado.

Es también una búsqueda, aunque sea una batalla quijotesca, que no nos cansamos de hacer. Es un impulso que nos lleva a buscar una solución distinta, algo que altere nuestra realidad.El "quizás" nos da cierta esperanza, que a veces puede ser derrumbada por una certeza [como aquella que alguna vez te dije: "quizás estaríamos juntos, si tú quisieras" (pero no)].

Quizás sea mejor parar de escribir esta entrada porque siento que deliro. Arre Rocinante.

miércoles, 23 de mayo de 2018

The Pain


Cuando fui al museo Soumaya, tuve la oportunidad de admirar "Las dos Fridas" de Frida Kahlo. Ya lo había visto antes, es un cuadro muy famoso, sin embargo, el admirarlo de frente me produjo un sentimiento diferente, y es que precisamente, el arte debe hacerte sentir algo, y lo que sentí al ver ese cuadro de Frida fue dolor. Independientemente de si te gusta su arte o no, hay algo que es innegable, y es que si algo caracteriza la vida de Frida Kahlo es el dolor, y no solo físico sino también emocional. Leyendo un poco de su biografía, me pude dar cuenta de que ella llevaba dolor y lo plasmaba a través de sus pinturas. Quizás a ese dolor también se ve reflejada en su famosa última línea escrita en su diario: "Espero alegre la salida y espero no volver jamás". Algo de admirar, es que pese a todo lo que padeció, siguió hasta el final.

Y no sólo Frida expresó su dolor mediante sus pinturas, es también de recalcar, que muchos artistas han logrado sus mejores trabajos cuando han sentido dolor, por ejemplo, tenemos las novelas de Virginia Woolf y Sylvia Plath, o si queremos algo más contemporáneo allí tenemos a Adele y su famosísimo albúm 21.¿Pero a qué voy con todo esto? A la capacidad que nos da el dolor de crear, de transformar. Sin dolor no seríamos los mismos. El dolor lo hemos sentido todos, y podemos identificarnos con él en diversas formas. Todos hemos llorado al escuchar una determinada canción, o al leer algo que nos llega, o al ver alguna película que refleja un momento de nuestra vida. 

Cuando atravesé mi período oscuro, recuerdo que una de las cosas que me dije era que ya no quería sentir dolor. Nunca. Qué estupidez. Ahora que lo siento de nuevo me doy cuenta que no solo es inevitable sentirlo sino también necesario. El dolor tiene esa capacidad de ser moldeable. Puedes canalizarlo y convertirlo en algo hermoso. Puedes moldearlo, pintarlo, convertirlo en notas musicales, en un estribillo o en versos, puedes volverlo texturas, pintarlo con acuarelas o al óleo, puedes convertirlo en palabras y plasmarlas es un texto, puedes tallarlo con mármol, con madera o metal... puedes convertirlo en algo más, en algo bello y extraordinario, en algo inmortal.

Quizás lo mejor sea dejarlo fluir, tomarlo y transformarlo en algo único. 


miércoles, 16 de mayo de 2018

Epic Love Stories...


Había una vez una chica y un chico que se conocieron en un juego en línea, eran de países diferentes. Terminaron casándose.
Había una vez una chica y un chico que se conocieron en la parada del camión, se fueron platicando todo el camino y después de intercambiar números se hicieron novios.
Había una vez una chica y un chico que se conocieron en el trabajo, se casaron y ahora van recorriendo el mundo juntos.
Todas estás son historias reales, de personas que conozco. Y entonces me pregunto, como será la mía, sí es que alguna vez llegó a tener una. He hipotetizado al respecto en algunas ocasiones, pero supongo que al final sucede como menos te lo esperas. O eso dicen.
Lo cierto es que me gustan las historia de amor épicas. No, no me refiero a esas en que todo es un cuento de hadas, sino aquellas en que los protagonistas, se conocen en circunstancias poco convencionales, aquellas en las que los protagonistas luchan y se quieren bonito. Esas historias tienen mi admiración. Quizás sea una cursi de lo peor, pero creo en el amor bonito. Hasta aquí lo dejo, porque ya fue mucha cursilería. Saludos.


miércoles, 9 de mayo de 2018

El fracaso...



Siempre que siento que algo va mal, veo este video. No sé, simplemente creo JK tiene tanta razón en lo que dice respecto al fracaso. Será porque ella lo vivió de una manera bastante dura. Se los recomiendo. Algunas de las frases que rescato de este discurso son:


  • "Así que por qué hablo acerca de los beneficios del fracaso? Simplemente porque el fracaso significa un camino hacia lo no esencial, me paré pretendiendo que era algo muy diferente a lo que era en realidad, y comencé a dirigir toda mi energía a terminar el trabajo que me interesaba."
  • "Es imposible vivir sin fallar en ocasiones, a menos que vivas tan cautelosamente que no estás viviendo en realidad, en cuyo caso, fallas por defecto."
  • "El fracaso me dio una seguridad interior que nunca experimenté al pasar los exámenes. El fracaso me enseñó cosas acerca de mi misma que no hubiese podido aprender de otra manera. Descubrí que tengo una fuerte voluntad, y más disciplina de la que esperaba. Y también descubrí que tenía amigos cuyo valor es mucho más alto que el de los rubíes."
  • "Sus calificaciones, su currículum, no son su vida, aunque conocerán a muchas personas de mi edad o mayores quienes confunden estos dos aspectos. La vida es difícil, y complicada, y más allá del control de cualquier persona, y de la humildad de saber que se te permitirá sobrevivir a sus vicisitudes."
  • “Como un cuento, así es la vida. Lo que importa no es qué tan larga es, sino qué tan buena es”. - Séneca

viernes, 4 de mayo de 2018

For the broken hearts...


Han sido días difíciles para los corazones rotos. Al parecer, a veces, la circunstancias de la vida se hacen presentes para darte a conocer como son las personas, y comprendes, derramando algunas lágrimas y con un dolor en el pecho, que esas personas no se pueden quedar en tu vida porque simplemente no compaginan contigo. Es duro, sí, pero es una lección que todos aprendemos. A veces he llegado a creer que es una lección casi obligatoria, esa, que te rompan el corazón. 

La mayoría de mis amigas son solteras, y yo me pregunto, como estas mujeres extraordinarias, siguen así, solteras. No puedo evitar preguntarme si está mal el mundo. Me siento profundamente triste cuando veo a cada una de ellas llorar, mientras me cuentan sus historias de amor. Simplemente no puedo entenderlo. Y me entristece aún más verlas echarse la culpa cuando claramente no la tienen. No puedo evitar enojarme con la sociedad por hacernos creer un sinnúmero de estupideces: si fuéramos más bonitas o más delgadas o más inteligentes tal vez ellos seguirían con nosotras. No, así no funcionan las cosas, me rebelo contra la idea de que el amor funciona en base a adjetivos tan superficiales. Sí tan solo ellas se vieran como yo las veo. Son maravillosas, y las admiro por que no se dan por vencidas, y son inteligentes, y ven mucho más allá de las cosas mundanas. Y sólo espero que algún día encuentren un hombre tan extraordinario como ellas.

Por ahí leí algo que decía "hay que enamorarnos hasta que nos salga bien". A veces se nos olvida que el fracaso también aplica al amor. Y al igual que las grandes ideas, el amor también requiere de varios intentos. Cuántas veces no hemos pensado en una persona con la qué nos hubiera gustado compartir nuestra vida...y sin embargo, no funciona. Así es la vida.

Si alguien pasa por este blog y se siente igual solo puedo decir algo simple, que me han dicho constantemente: van a estar bien. Vamos a estar bien.

miércoles, 4 de abril de 2018

Éramos infinitos...



Estábamos en la cima del mundo, o al menos así me sentía yo. Estábamos en la cima de una montaña contemplando el paisaje. Era lo mas hermoso que había visto en un buen tiempo. Había valido la pena la caminata hasta la cima de aquel mirador. La vista me quitaba la respiración. Frente a nosotros se habría paso la imponente imagen de la sierra queretana con su bella vegetación, el cielo era de un Azul claro, tan bonito que me recordaba al de mi ciudad natal. Nos sentamos y nos perdimos en aquella visión por un rato.
Y entonces K dijo:
-Te traje aquí para que contemples el paisaje, para que veas que hay mas cosas que la maestría. Que hay mucho mas que los desamores. Hay un sinfín de personas y de posibilidades.
Tenia razón. Sus palabras me llegaron justo en el momento indicado. Me recordé a mi misma que al final somos un pequeño punto en el vasto universo, que este maravilloso planeta es muy grande  hermoso como para estar triste todo el tiempo. Era cierto, y aun quedaba tanto por conocer y tanto por sentir.

No voy a negar que no pensé en él porque si lo hice. A veces pienso en que me gustaría visitar todos esos lugares junto a el, pero por alguna razón desconocida, aun no es momento de que llegue a mi vida. Quizás, algún día.
Aunque sentí un poco de nostalgia ante este pensamiento, también me sentí inmensamente agradecida porque he tenido la oportunidad de visitar lugares maravillosos al lado de personas extraordinarias, mis amigos. Pienso en todos los buenos momentos que he pasado con cada uno de ellos y siempre los recuerdo con una sonrisa, y me doy cuenta de lo afortunada que soy por tenerlos. 

Han sido días difíciles, y sino fuera por cada uno de ellos que me han escuchado en mis largas llamadas telefónicas, que han contestado mis mensajes depresivos, que me han echado porras y que me han dado un abrazo no se que haría. Estoy agradecida. Quizás toda la experiencia anterior era necesaria para que pudiera recordar esto. Les agradezco a todos. No se que hubiera hecho estos días sin F y K, que me han visto en mis ratos, muy pero muy malos, y han tenido la paciencia para escucharme y hacerme entrar en razón. Espero aun no pierdan la esperanza en mi.

Quizás las chicas de SATC no estaban tan equivocadas cuando dijeron que los amigos son nuestras almas gemelas y en verdad lo creo. No se si algún día encuentre al "chico de mis sueños", tal vez si o tal vez no, pero he encontrado personas extraordinarias con las que compartir mi vida. Y estoy agradecida por ello.

De vuelta a aquel lugar, en la cima de aquella montaña pensaba que eramos finitos, pero en aquel breve tiempo que estuvimos ahí, como dice Charlie y ahora lo entiendo, juro que éramos infinitos.