lunes, 31 de agosto de 2015

Las chicas en la LJ....

Estoy teniendo un problema. Hace tiempo que no había leído "literatura juvenil", la deje un rato porque me pareció que las historias se estaban volviendo muy repetitivas, y decidí leer otras cosas, así fue como empecé a adentrarme en el mundo de Juego de Tronos, leí Ana Karenina (por fin!) y otros libros que había dejado pendientes. Sin embargo, recientemente, me animé a comprar dos novelas juveniles porque llamaron mi atención. La primera fue "Red Queen" de Victoria Aveyard y la segunda (que actualmente estoy leyendo) es "Delirium" de Lauren Oliver, y ambas no me estan dejando un buen sabor de boca.

Lo qué no me ha gustado de estas novelas, y otras como Twilight, son sus heroínas. Adolescentes, en su mayoría, que pierden el sentido común por el amor. Si, ya sé que cuando estás enamorado tu sentido común no funciona muy bien que digamos, pero creo que esa no es una justificación para el modo de actuar de estas heroínas, simplemente no lo entiendo. 

Y mientras paso las páginas por estos libros, no puedo evitar preguntarme: es esto todo lo que somos? Sinceramente no me gustan como representan al género femenino.Estereotipos y más estereotipos. En verdad somos chicas desesperadas esperando encontrar al príncipe azul? Eso es todo? Y las ambiciones y las metas donde quedan? Simplemente no lo entiendo.

No estoy en contra de mostrar el lado amoroso, pero que toda la historia se centre solo en eso se me hace ilógico.Sé que no todas la heroínas son así,  allí están Katniss y Hazel Grace como ejemplo. Y si van hablar de una historia de amor, que sea algo épico y diferente, que lo diseccionen, que me hagan preguntarme y replantearme mis pensamientos sobre el amor, y que no sea solamente una historia sosa más, en la que la protagonista se enamora del chico con solo haberlo visto tres veces. Que haya más coherencia, por favor, o al menos algo más tormentoso y trastornado que Romeo y Julieta! 
Por favor autor@s recuerden que estamos en el siglo XXI, no sigamos estancados en el pasado.

Quizás dejé descansar a la literatura juvenil otra vez hasta que encuentre una buena historia. Alguna recomendación?


jueves, 27 de agosto de 2015

Chica de papel...

Lo cierto es que a veces amaneces sin ganas de hacer nada. A veces solo quieres quedarte en la cama sin que nadie te interrumpa. Y no es que quieras dormir todo el día, simplemente a veces solo quieres quedarte ahí en silencio. Al menos por un rato. Hoy es un día como esos, pero aun sin mis ganas tuve que levantarme.

En las horas que llevo despierta he tenido una serie de recuerdos, y aunque varios me hacen sentir feliz, no puedo evitar pensar que solo son recuerdos, y eso me lleva a sentirme nostálgica. Recuerdo que un amigo me pregunto porque soy así, porque tienso a sentirme nostálgica o melancólica. Le dije que no lo sabía, para mí es un enigma. Quizás la nostalgia sea mi estado natural porque de una  forma u otra siempre regreso a ella. La felicidad nunca me es un estado permanente. Quizás la nostalgia sea mi forma de entender al mundo.

Siempre fui una chica reservada, tímida, siempre en mi mundo. Siempre pienso más de lo que hablo. Así es. Y a veces quisiera que la realidad fuera un sueño.

Siempre he creído que no soy normal, aunque la normalidad es un concepto en el que no creo. Pero no lo digo en forma pretenciosa, al contrario.

No lo sé, tal vez solo sea una chica de papel.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Work of fiction: Infinito




Las luces neón me nublan la vista. Se supone que estoy en una fiesta pero lo único que puedo recordar en este momento es estar sentada en un sofa. Todo se ha desvanecido a mi alrededor y he quedado yo, y nuestra canción. Sonó de repente, transformandolo todo, como un cuchillo que atraviesa la carne para herirte. El tiempo se congeló, el cigarro se marchita entre mis dedos y yo me he quedado estática, recórdandote.

Se suponía que íbamos  ser muy felices, eso es siempre lo que pensamos todos, de lo contrario el amor no existiria. Pero ahora ya no estamos juntos, no somos más que un simple recuerdo, y yo me he convertido en la chica triste. Siento resbalar una lágrima por mi mejilla, en cámara lenta, una más por ti.

No recuerdo cuándo te conocí, lo cual es extraño, pero supongo que un intento de mi mente por bloquear el dolor. Sin embargo, me he quedado con nuestros buenos y malos ratos, el amor se mueve entre caloroscuros.

Recuerdo la primera vez que escuchamos esa canción. Estábamos en tu departamento hablando, fumando y bebiendo, porque entonces nada nos importaba. No sabía porqué pero me sentía muy feliz ese día. Estaba cantando sobre la barra de la cocina una canción, creo que era de Led Zeppelin, cuando sin más, me lancé sobre tus brazos y nos besamos. Jamás olvidaré ese beso, es de esos extraños besos que dejan una marca en tu vida. Las

Después de besarnos seguimos hablando de cosas banales, pero sabíamos que todo había cambiado. Tomammos más whisky y la música paró. Entonces tu pusiste tu disco favorito, y la música volvió a impregnar el ambiente. Yo quería volver a besarte. 

Cuando el cd llegó a la pista 06 me colocaste un dedo sobre los labios y me dijiste "esa es, esa es mi canción favorita". Recuerdo que la cantaste, y yo la escuché atenta, observándote como si estuviera hechizada, y quizá lo estaba. Cuando terminó la canción me besaste, la boca y el cuello, y entonces me miraste y dijiste "somos infinito", y me besaste de nuevo. Después nos perdimos en un oscuro abismo.

Me enamoré de esa canción así como me enamoré de ti.Pronto se convirtío en nuestra canción. Incluso esa vez, que la escuchamos mientras yacíamos en la cama, amándonos. Siempre fuiste mi chico malo favorito.

Pero un día todo termino. Nuestra amor era como el fuego, ardía peligrosamente, hasta que un día no quedaron más que cenizas. 

La canción ha terminado y yo vuelo lentamente a mi realidad. Too vuelve a existir y yome convierto de nuevo en la chica triste. En silencio murmuro "éramos infinito".

****
Nota: esta es un obra de ficción, cualquier parecido con la realidad o surrealidad es pura coincidencia.

lunes, 17 de agosto de 2015

Imposibles...

El lunes asado fui a tomarme un café con mi OP, y entre varios temas que tratamos salió el de los requisitos que exigimos en una pareja. Y es que todos, o al menos las personas que conozco, tenemos una lista con estos requisitos que buscamos en los demás, no solamente en la cuestión amorosa, creo que también con nuestras amistades. 

Muchas veces he escuchado a la gente criticar el hecho de que tengas requisitos, pero creo que aunque tal vez suene un poco duro, esos requisitos los necesitamos para convivir. Desafortunadamente los humanos somos seres clasificadores, y eso nos impide tener empatía con todas las personas. Necesitamos intereses afines, valores en común, temas que compartir, y aunque sería genial encontrarlos en todas las personas sabemos que no es así. Entonces en nuestra mente empezamos a formar una lista con todo aquellos que nos agrada y que pensamos encontrar en aquellas personas con las que nos gustaría rodearnos.

Y eso mismo aplicamos en el amor, queremos una pareja que tenga gustos similares a los que tenemos, entre otras cosas, porque tenemos la idea (y la esperanza) de compartir con ellos nuestra vida. Sin embargo, tal parece cuando una mujer tiene ciertos requisitos que quiere en una pareja, la tachan de exigente. He escuchado un sin número de veces el decir, que lo que busca una mujer, cualquiera que sea, es imposible de conseguir. Entonces viene el rollo de que debemos ser menos exigentes. Es cierto, hay mujeres que tienen una lista que cosas imposibles (el típico príncipe azul), pero también hay mujeres realistas con las cosas claras. 

No es que queramos amores imposibles, porque creo que hemos personas que llenan esos "requisitos", pero que por azares del destino, no se quedan en nuestra vida. Tampoco significa cerrarse y no admitir a nadie más que lo que tienes en tu lista mental, porque a veces te puedes llevar una sorpresa.

sábado, 15 de agosto de 2015

Fachadas...

Hace un par de semanas vi la película "Ciudades de Papel" y por alguna razón me ha seguido rondando por la cabeza la idea de la película. No voy a dar una reseña porque prefiero que la gente se aventure a verla, pero básicamente la película toca el tema de que, las personas siempre nos hacemos una idea de como quisieramos que fueran las personas que conocemos, y obviamente eso nos ocasiona un desgaste en ambos sentidos. No solo porque es frustrante vivir según la expectativas de los demás, sino también porque cuando nosotros descubrimos que la gente no es como imaginamos solemos sentirnos decepcionados. 

Sin embargo, parece que estas asunciones sobre los demás formas parte de nosotros. Como si nacieramos con un programita instalado que se dedica a hacer suposiciones sobre los demás. Quizás no sea nuestra culpa, tal vez nuestro cerebro, en su magnificiencia, busca explicaciones para lo que no conoce. Moldeamos la realidad para tratar de entenderla, y cuando vamos entediéndola poco a poco, descubrimos que no era como pensabamos.Imaginemos por un momento que se nos quitara ese programa y que no hicieramos suposiciones sobre nadie. ¿Sería la vida más fácil?

Lo cierto es que, quizá también, nuestra fachada diga más de nosotros, aunque mucha veces las creamos por pura apariencia. Como la fachada de algunas casas que albergan hogares rotos. Somos más que una fachada. Quizá las personas solo seamos ideas flotantes. Ideas que hemos creado nosotros sobre nosotros e ideas que han creado los demás sobre nosotros.

He llegado a creer que solamente en nuestra soledad nos revelamos a nosotros mismos, lo que en verdad somos, sentimos, pensamos. En soledad porque sabemos que así nadié podrá juzgarnos y nos sentimos libres. Y transormamos esa libertad en palabras, en canciones, o en pinturas. Lo que creamos en soledad es nuestro verdadero reflejo.


miércoles, 12 de agosto de 2015

Ambigüedad

Nota: la siguiente entrada puede contener lenguaje no apropiado.



Si tuviera que definir mi estado actual sería ambiguo. Ni bien ni mal, solo ambiguo. La verdad no me he puesto a reflexionar del porqué me haya en semejante estado, pero se que no tengo ganas de hacerlo. A veces creo que llegas a un momento de tu vida en el que todo se te vuelve demasiado ordinario como prestarle mayor interés, y entonces andas por ahí con cierta indiferencia, sin que nada te atraiga particularmente. Más o menos veo así yo mi ambigüedad, y digo más o menos, porque no me he puesto a reflexionar. Pero es, justamente cuando alcanzas este momento en que sueles mandar todo a la mierda.
He aquí mi lista:
A la mierda las reglas.
A la mierda el dormir temprano.
A la mierda la normalidad.
A la mierda la espera del amor de mi vida.
A la mierda la dieta.
A la mierda el fingir estar bien.
A la mierda lo que piensen de mí.
A la mierda no encontrar empleo.
A la mierda, a la mierd, a la mierda.

Tan solo quiero ponerme los zapatos y salir a caminar acompañada por mi soledad y mi cajetilla de cigarros. Pensar aunque no piense en nada. Dibujar angelitos en la playa que después se lleve el mar.
Disfrutar mi insomnio con una pluma en la mano. Leer y viajar.  
Refill.
 

viernes, 7 de agosto de 2015

En tu ausencia...

Las palabras han dejado de brotar.
Estrofas sin terminar.
Me siento frente al piano pero no hay melodía que surja,
solo son mis dedos deslizandose por las teclas, creando silencio.
Y, trás de mi, nuestro recuerdo.

Abro un libro, tratando de hallar poesía
pero solo veo un revoltijo de palabras
que me recuerdan tu nombre.

Yo y mis malas costumbres,
aun coloco dos tazas de cafe sobre la mesa
una para mi, y una para tu ausencia.

Poemas inconclusos,
la pluma se resbala sobre mis manos,
parece que he perdido el rumbo
aunque yo se que solo es el dolor del corazón.

Le dicen amor,
a aquel veneno que se propaga a través de los besos.
Benditos sean tus labios, 
aunque yo me muero.

Amor es la enfermedad y tu eres la cura,
pero ya no te tengo,
y de amor yo muero.

Que irónica es la vida, amor,
me sobra soledad 
pero me falta tu amor.

domingo, 2 de agosto de 2015

Untitled (V)...

Ya no te pienso tanto como antes.
Si, ya sé que piensas que es mentira, qué, como casi siempre, volveré a pensarte.
No, ya no es como antes.
Siento nuestra distancia ensanchandonse, y no solo la real sino también la metafórica. Y esa es más díficil de salvar.
Te desvaneces entre nubes de palabras sin sentido, que ya nunca escribiré, en versos que jamás fueron estrofas.
Ahora los pocos recuerdos que tengo de ti vuelan libres por mi cabeza, buscando una salida de mi mente, y yo estoy dispuesta a dejarlos ir, libres.
Mientras veo marcharte suena un triste blues. Y yo bajo la mirada en señal de lo que ahora serán nuestras tristes memorias.
Supongo que de ahora en adelante se desvanecerá tu nombre de mis labios, aunque quedarán las huellas de tus besos.
Y pienso en la que ahora te tendrá.
Te veo desvanecerte amor, convertirte en algo etéreo que muchos llaman recuerdo.
Nos hemos transformado en pasado, y ahora solo somos ese cruel "fuimos".
Fuimos, amor.